Todo un honor


Antonio Muñoz Molina ha tenido la amabilidad de citar, en su blog, mi artículo “Oposiciones a maestro en Madrid o el tortuoso camino de la educación pública”. Por pudor, he estado a punto de no hacer mención del asunto pero ha podido más la emoción al comprobar cómo una persona a la que tanto admiro se hace eco de mi opinión y la valora de forma positiva. Y aquí estoy compartiendo mi alborozo.

Tuve la gran suerte de conocer a Antonio Muñoz Molina en Pamplona, con motivo de una conferencia que organizamos desde la Asociación de Profesores de Secundaria de Navarra y que tituló “Elogio del conocimiento”. Cuando, llevado por un impulso, contacté con él, estaba casi convencido de que no podríamos contar con una persona de su nivel por sus numerosos compromisos, el hecho de que pasara parte del tiempo en Nueva York, la entonces reciente publicación de su novela “La noche de los tiempos”… pero todo fueron facilidades; tantas que, aprovechando su presencia en Pamplona para ofrecer un seminario (“El cuento y la mirada”), invitado por la Cátedra Jorge Oteiza y la Institución Príncipe de Viana, impartió al día siguiente su charla. Todo cuanto relató fue no sólo una lección magistral sino también una inyección de moral, dada la escasa consideración social que tiene hoy día una profesión como la enseñanza y, muy especialmente, el saber. La lección continuó durante la cena. Fue un privilegio para todos poder conversar con Antonio ante un buen vino y un excelente chuletón (pocos contextos son más adecuados para una buena conversación).

Gracias por tus comentarios, Antonio. Todo un honor.

Comentarios

  1. Enhorabuena por el honor, sin duda alguna merecido, dada la gran calidad del citado artículo. Un premio siempre es un premio y a veces hay que vencer la modestia y compartir, como decías al principio, el alborozo. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, como siempre, Manuel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada