Profesores contra pedagogos


Hace un tiempo contactó conmigo el periodista Andreu Asensio, jefe de redacción de la revista La Torre de Barcelona, para pedirme una valoración sobre las pedagogías "innovadoras". En relación con el reportaje publicado, que se titula "Profesores contra pedagogos", me gustaría matizar algunas cuestiones, entre otras, que no me considero un profesor "clásico", que no atribuyo a las nuevas modas los malos resultados (pues el problema es mucho más profundo, a mi entender), o que no creo que toda la culpa sea "de los pedagogos" (pues tan pedagogo es Fernández Enguita como Inger Enkvist, por poner dos ejemplos conocidos y antitéticos).

Por lo demás, es un placer haber compartido espacio con José Manuel Lacasa, siempre atinado.

Para leer la noticia, aquí.

Comentarios

  1. Ah, el gran Fernández Enguita. Pero es sociólogo, creo, no pedagogo per se. Me lo quitó el médico, por lo de la tensión arterial. En el fondo hecho de menos lo que escribe un señor tan... antitético. Cualquier día recaigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, sociólogo en una Facultad de Educación. Un saludo.

      Eliminar
    2. Ejem, fe de herratas, como rezaba cierta revista del ramo:
      "Echo de menos". Qué vergüenza, por Dios...

      Eliminar
    3. Quizás quería usted homenajear inconscientemente a la neoexperta educativa Eva H... Nada, nada, ya sabe usted lo del mejor escribiente.

      Eliminar
  2. Hola, Alberto:

    Estoy muy liado ahora, pero eso no es excusa para dejar sin agradecer dos amables referencias de un amigo: en una entrevista pasada y en esta anotación.

    En este artículo, que me parece razonablemente bueno, hay una serie de elementos antitéticos (innovación, exigencia, felicidad...) que quizás estén un poco forzados. Quizás no expliqué del todo bien que la mayor exigencia no conlleva mayor fracaso (de hecho, suele ser al revés), ya que es algo contraintuitivo y no fácil de mostrar (a mí me llevó cinco años entender los mecanismos por los que una escuela de bajo nivel hace fracasar a más alumnos que una escuela de alto nivel). Al menos en lo que a mí respecta, cogió bien mis declaraciones y corrigió algunos planteamientos del artículo en base a lo que le conté, por lo que estoy contento.

    Ya aprovecho para animarte a seguir en la brecha, con respecto a la anotación siguiente (la de Mulet). En el lado negativo está que es muy fácil que te partan la cara cuando vas de frente, y que, como dicen en Las mil y una noches, "de los tontos, hasta sus propios padres deberían huir". Pero en el lado positivo está la importancia de acceder a foros de gran audiencia para ir dejando caer mensajes que, de otro modo, muchas personas no escucharían.

    Al final, la idea está en que, a fuerza de tener experiencia, ir creando tu propia estrategia de prensa: no ir tan de frente según con quién y como, pensar los mensajes que vas a decir, condensándolos y haciéndolos menos manipulables, etc. Lo de la prensa es un mundo con sus propias reglas, te lo dice quien ha sido cocinero antes que fraile, pero se pueden aprender.

    Un abrazo

    JML

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Manuel, ya sabes que siempre eres bienvenido aquí. Gracias a ti por el comentario. Probablemente vayan por ahí mis pensamientos, después de un año ciertamente intenso. Debo aprender a dosificar esfuerzos y a plantear las ideas teniendo en cuenta el contexto en el que lo hago.

      Un abrazo
      Alberto

      Eliminar
  3. Siga levantando la voz!.Los profes de secundaria necesitamos ayuda S.O.S.Nos siguen llamado retrogrados;nos aislan,nos quitan autoridad en nuestras formas de calificar,si llevamos muchos años;nos dicen que no valemos.Aunque sabemos que con la EGB los alumnos tenian más capacidad de resilencia ante la vida.Nos agotamos lentamente...y enfrente nos ponen a nuevos profes jóvenes,que no tienen ni idea.Desesperante.Y Gracias;mil gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada