En la sociedad gaseosa...


La ¿respuesta? del publicista Risto Mejide (aquí) tras el muletazo de la Milá (aquí) es una muestra evidente de que la sociedad líquida quedó atrás. Aquí dejo un breve reflexión:

En La Sociedad Gaseosa, se equipara al que insulta con el insultado.
En la sociedad gaseosa, el moderador no es neutral ni secundario, sino parcial y protagonista.
En la sociedad gaseosa, se presume de combatir el acoso escolar mientras se permite que a un invitado se le llame "gordo".
En la sociedad gaseosa, quienes deberían disculparse por una actitud bochornosa, por acción u omisión, arremeten contra la persona que ha sido vejada, convirtiendo a la víctima en victimario.
En la sociedad gaseosa, la solución que se propone para evitar que vuelva a producirse una escena lamentable en televisión es sugerir un nuevo programa para que se repita, si es posible con mayor virulencia.
En la sociedad gaseosa, se da oxígeno a la pseudociencia, colocándola al nivel de la ciencia y otorgando el mismo peso a la opinión del ignorante que a la del sabio.
En la sociedad gaseosa se confunde el debate con la bronca y se manipula a la opinión pública haciéndole creer que es discutible lo que la ciencia ha demostrado que no lo es.

Comentarios