Sor Lucía me saca la roja


Pues al final me he llevado me he llevado la tarjeta roja. Menudo disgusto llevo...

Ayer sábado me enteré de que se iba hablar de Contra la nueva educación en Telecinco, algo que ya de entrada le genera a uno cierta tensión... Sor Lucía Caram, la popular monja, era la invitada a la primera emisión del nuevo programa de Mercedes Milá, titulado "Convénzeme" (sí, con Z "de Zweig -la posmodernidad...-), en el que se recomiendan y desaconsejan libros. Y, claro, lo he visto. Total... Debo decir que hasta que no ha aparecido en pantalla la mediática religiosa y ha levantado con gesto displicente un ejemplar de mi libro, tenía dudas acerca del juicio que iba a hacer de él. Incluso pensaba que lo mismo lo ponía bien (lo que no tenía tan claro es si una valoración positiva me beneficiaría o me perjudicaría). Tiempo atrás, Caram había hablado mal del libro (sin haberlo leído, lamento recalcar), aunque después de haberlo hecho, reconoció haber encontrado en sus páginas "grandes coincidencias", opinión favorable que ratificó poco más tarde con un vídeo que ella mismo grabó (libro en mano) y subió a su cuenta de Twitter, recomendado su lectura (he aquí el impactante testimonio). 

Hoy, sin embargo, en la tele, con Mercedes Milá (aquí la intervención completa), Sor Lucía ha sido bastante menos afectuosa conmigo y ha preferido decir que el libro no vale la pena ("corrosivo", lo ha llamado"), exactamente lo contrario que había afirmado públicamente (espero que se deba a un repentina muda de postura y no al incumplimiento del Octavo Mandamiento). No pasa nada, todos podemos cambiar de opinión y Sor Lucía está en su perfecto derecho, pero el argumento me ha parecido un tanto endeble, primero porque lo que no le ha gustado (o ha descubierto que no le gusta) es mi "atrevimiento" por haberme "metido con Eduard Punset" (cualquiera diría que he criticado a Severo Ochoa) y, segundo, porque los extractos del libro que citaba no eran míos (ya quisiera) sino de Antonio Muñoz Molina y del maravilloso prólogo que me escribió. 

En fin, que Sor Lucía me ha expulsado y con roja directa. Eso sí, "con Z de Zweig".

Comentarios

  1. En esta mujer la única coherencia que reconozco es la de su inmensa vanidad y su desmedido afán de notoriedad, en función de ello, enuncia o que sea necesario, siempre delante de una cámara o micrófono, claro....

    ResponderEliminar
  2. Todo encaja como en un relato de Conan Doyle, Alberto. La madre Caram es amiga de Cintora y de Punset y recomienda encarecidamente el libro de César Bona: no podía estar de acuerdo contigo de ningún modo. La madre Caram, además, es una ardiente partidaria del independentismo catalán, por lo que a Muñoz Molina tiene que verlo con cuernos y rabo. Hasta aquí, irreprochable, nos guste o no, porque tiene derecho a tener sus amigos y opiniones, ella sabrá, pero lo que no está bien, y menos en una religiosa, es pecar, como ella hace cuando dice que en tu libro atacas a los maestros. Eso es, como tú dices, pecar contra el octavo, y me temo que lo hace con la aviesa intención de predisponer en tu contra al colectivo profesional, al que no solo no atacas, sino que intentas defenderlo, como a la educación en general, de todo ese muestrario de parásitos que aparecen en tu libro. Pero, bueno, ya sabíamos que la madre Caram no se distingue por su objetividad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas formas, encajaría mejor si Sor Lucía hubiera visto en mí a Satanás desde el principio.

      Eliminar
    2. Como señala Paco Cid, esta señora solo debe de verse a sí misma. Otra cosa: ni antes ni ahora se ha leído tu libro, porque, para decir los desatinos que dice, no le hacía falta. No perdamos de vista esto otro: que los comentarios sobre libros en un programa televisivo queden en manos de alguien como la madre Lucía deja al programa a la altura del betún. Los medios de comunicación de masas que tenemos en España están a un nivel muy pobre. Si nos fijamos solo en la atención que prestan al mundo de la educación, es monstruosa su frivolidad y su ignorancia sobre el tema, patentes en su sistemática inclinación no hacia los más serios y los que más saben, sino hacia los más estrafalarios y ruidosos, los que más espectáculo prometen por los disparates que dicen, sin pararse un segundo a pensar en las consecuencias que eso pueda tener en la escuela real, como hemos podido ver -es solo el último ejemplo- con el asunto de los deberes. ¿Creéis que hay un solo astro televisivo que tenga la menor idea de los verdaderos problemas de la escuela? ¿Creéis que hay uno solo al que eso le importe lo más mínimo? Yo lo dudo mucho. Es muy sintomático el posicionamiento que La 2 -la que pasa por ser nuestra cadena más seria- adquirió en el programa aquel de Alberto/Acaso/Barajas.

      Eliminar
    3. Puede que lo haya leído. Eso dijo (a no ser, repito, que haya olvidado el octavo mandamiento). En cualquier caso, argumenta lo mismo que argumentan quienes lo han criticado sin haberlo abierto.

      Eliminar
  3. ¿Pues qué quieres que te diga? Que alguien como esta monja te saque la roja es todo un honor. Octavo mandamiento al margen, claro, que en una religiosa queda muy feo, pero no nos corresponde a nosotros juzgarla...

    ResponderEliminar
  4. Qué pereza da esta señora. ¿De dónde ha salido? ¿En qué es experta? El binomio Bona-Punset nuevamente refrendado, solo le faltaba mentar al gran gurú sir Ken Robinson.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es necesario. Sir Ken está siempre. Aunque sea implícito.

      Eliminar
    2. Otra interesante voz crítica con las tesis de Sir Ken
      http://www.elmundo.es/cronica/2016/11/11/581f0cde268e3e502d8b456c.html
      Un saludo y enhorabuena por tu blog. Aún queda un resquicio para la esperanza.
      María

      Eliminar
    3. Estupenda la entrevista a Inger. Gracias, María, también por tus palabras. Un saludo.

      Eliminar
  5. Sor Lucia no ha leído el libro, seguro.
    Ella, a quien tanto preocupan los pobres, hubiera visto que si a alguien ayuda el libro criticando la pedagogía de escaparate y espectáculo es a las clases populares.

    La pedagogía de César Bona es humo y mucha pose en Primaria.

    En segundo y tercero de ESO lo quisiera ver durante dos años..., y luego hablamos...

    José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no lo ha leído, definitivamente ha incumplido el Octavo.

      Eliminar
  6. El programa en sí huele mal... Un intento de banalizar la Literatura (una de las creaciones nobles del hombre). Respecto a la opinión de tu libro, creo que en este caso estaría bien aquello de Kipling: "no me creo la crítica ni el elogio". Viendo la fuente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que confundimos divulgar con vulgarizar...

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada