lunes, 21 de noviembre de 2016

Salvados Deluxe


Jordi Évole, el que antaño se hiciera llamar follonero, se suma definitivamente, no al follón, sino al orden establecido, al menos en lo que atañe a la enseñanza. Évole ya estuvo desafortunado en aquel programa dedicado a Fin-landia, el país que quiere terminar con la escritura a mano y de paso con sus buenos resultados. Entonces confundió educación con Educación Primaria, dio voz (más voz, quiero decir) a un Catedrático de Didáctica que sorprendentemente aludió, para justificar que el sistema no funciona por nuestra culpa, a la nota de corte de Finlandia para estudiar Magisterio (¿y los valores, el aprender a aprender -o el enseñar a enseñar-, la intención "segregadora" de las calificaciones...?), olvidando que el problema de las Facultades de Magisterio concierne a los maestros y pedagogos y no a los profesores de secundaria, y se empeñó en comparar contextos, el del país nórdico y el nuestro, tan parecidos como el huevo y la castaña.

Ayer la volvió a pifiar con un programa ligero por fuera pero venenoso por dentro. No voy a rasgarme las vestiduras por la escasa profundidad de Salvados. Entiendo que es un programa de entretenimiento y no periodismo de investigación (a veces diría que se trata de periodismo de investigación placebo), pero lamento mucho que en un programa con tanta audiencia solo se haya podido escuchar el discurso hegemónico, que no mayoritario, en la enseñanza. Y lamento que en menos de diez minutos hubiéramos escuchado ya los tres mantras habituales de la Neopedagogía: "la letra con sangre entra", "la lista de los reyes godos" y el desprecio a los contenidos. Obviaré los dos primeros porque da cierto pudor tener que rebatir algo inexistente y que solo existe en la mente repleta de prejuicios de los adalides de la ignorancia (yo mismo jamás estudié la lista de los reyes godos ni sufrí una educación violenta y hoy las agresiones, cuando se producen, las padece el profesor). Pero sí quiero mostrar mi disgusto por las declaraciones de un colega, profesor de filosofía y director de instituto, quien afirmó durante el programa algo que me parece terrible: "Los contenidos", dijo, "no son tan importantes". Los contenidos no son tan importantes... Tan importantes ¿como qué? ¿Qué es más importante que el conocimiento en la enseñanza secundaria? Si el conocimiento no es lo prioritario, ¿cuál es el fin de la educación? No puedo comprender cómo un profesor puede pensar así. Puedo entender que no todos coincidamos en cómo conseguiremos formar mejor a nuestros alumnos. Es más, estoy convencido de que no es posible ponernos de acuerdo en esto, pues hay tantas metodologías como docentes. Pero discrepar en algo tan esencial como la importancia de los contenidos me parece muy preocupante.

Por lo demás, hemos llegado a un punto en el que no nos asombra lo asombroso sino que nos escandaliza lo que habría de percibirse con naturalidad. Uno dice que la escuela no está para hacer felices a los alumnos sino para formarlos y es víctima de todo tipo de maldiciones. Sin embargo, un director de instituto reconoce en público que se modifican los enunciados de la Selectividad para adaptarlos al actual nivel de los alumnos y no pasa nada. Sugería Antonio Muñoz Molina en el prólogo a Contra la nueva educación que si lo que ocurre en la enseñanza sucediera en la sanidad, el escándalo sería mayúsculo (y nadie imaginaría a un médico restando importancia a la salud). Pero aquí, repito, no pasa nada. Esta misma mañana, un amigo al que admiro por su lucidez, después de visto el programa y respecto a esta cuestión de la Selectividad, reflexionaba: Nadie se ha inmutado. Las cámaras han seguido filmando (...) Estamos ante sistema cultural tumorizado y ¿da igual? (...) El programa ha sido sencillo. Construimos un modelo educativo, vertemos harina populista, seleccionamos a unos profes y papis guays, montamos una clase chachicontestataria, metemos toda esa argamasa en el horno beleplaciente de la inspección educativa, echamos azúcar made mass media y chiiin: ¡a comer! Otro programa sobre educación. Manjar navideño.

La gente se sorprende cuando me opongo al tan ansiado por muchos "pacto educativo". No quiero pacto porque ya tenemos consenso. Hay consenso en que los contenidos no importan. Hay consenso en que los profesores somos responsables de la felicidad de nuestros alumnos. Hay consenso en que las familias no tienen que inculcar a sus hijos hábitos porque eso es competencia de la escuela (eso sí, los deberes, hasta que se consiga la "abolición", los hacen papá y mamá). Hay consenso en que exigir es injusto, clasista y perverso. Hay consenso en que memorizar es perjudicial para la salud mental y emocional de los muchachos. Hay consenso en que la opinión de profesional de la enseñanza tiene menos peso que la de padres, madres, tíos, vecinos, expertos, pedagogos e incluso alumnos, que para eso son -y así lo señala nuestra ley educativa popular-socialista (LOGSE/LOE/LOMCE) en sus preámbulos- el "objeto del sistema".

Así que, ¿quiénes somos nosotros para poner pegas? No se preocupen: en poco tiempo alguien hablará de conocimiento y habremos olvidado qué era. Entonces, ya no dolerá.

79 comentarios:

  1. Excelente artículo.

    Gracias de nuevo.

    ¿Tenemos consenso? Cuando casi todos piensan igual es que casi ninguno piensa.

    Creo que hay que salir, como Diógenes, a plena luz del día, al ruedo de la opinión pública con un candil en la mano a "buscar un maestro o un profesor"...

    José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces dudo si es mejor salir o esconderse, José...

      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Como siempre, siento como si leyeras mis pensamientos. Ayer vi un rato el programa y tuve que quitarlo. Lo más grave en mi opinión es ver cómo muchos compañeros están de acuerdo con esa visión. Gracias por expresar públicamente lo que algunos profesores de enseñanza media pensamos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y cuándo la escuela como institución deje de impartir conocimientos? ¿Qué o quién lo hará? ¿Empresas? ¿Academias?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que la pregunta es retórica, ¿verdad, Anais?

      Eliminar
  4. Muy buen artículo. Lo políticamente correcto o - mejor dicho y como dices - lo que algunos entienden como lo políticamente guay, solo lleva al vacío.

    ResponderEliminar
  5. Como docente que imparte en academia, y que ve también de primera mano lo que se "cocina" en las escuelas (tanto primarias como secundarias, y por que no, preescolares) os digo que me da pena. Porque las nuevas generaciones podrán usar apps, móviles, ordenadores, y demás aparatos electrónicos sin problema alguno, pero no se sabrán desenvolver a nivel básico. La vida esta llena de golpes y reveses, y por cuidarlos y protegerlos, creamos ignorancia y expectativas que NUNCA se van a poder cumplir.

    Lo más triste es que probablemente cuando tengan que vivir como adultos no sabrán ni a quien culpar por su ineptitud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos culparán a nosotros, Eneya. Pero se equivocarán. Un saludo y bienvenida.

      Eliminar
  6. Querido Alberto:
    ¿Qué es lo que te pierde, empecinarte en conceder a todo dios el beneficio de la duda o ser como santo Tomás (véase San Juan, 20, 25)? Yo vi por ahí una sinopsis del menú que nos iba a endilgar Evolé y me dije: "Con esto ya he vomitado lo suficiente, paso". Deberías haberte ahorrado apurar el cáliz (véase Lucas, 22, 42), ya te lo he dicho más veces: ERES SAN ALBERTO.
    Adminiciones aparte, coincido al cien por cien con tu desesperación: se están cargando la educación y la cultura a base de una continua labor de trivialización. Siento decir, y que me llamen conspiranoico, que esto ya no puede ser casual: alguien nos lleva de manera deliberada hacia el mundo feliz de Huxley (¡qué tío: lo clavó!). Dos cosas para acabar:
    1.- La aberración esa de un profesor (y de filosofía) minusvalorando los conocimientos se explica muy fácilmente: ese señor es un director, es decir, ya no es un profesor.
    2.- Mencionas el asunto de los deberes y te voy a pedir disculpas por aprovechar esta visita para hacer autopublicidad: sabes que he empezado una petición de firmas contra el anuncio de Ikea: por favor, suscribidla y difundidla, es por la dignidad de la escuela. Un enlace:
    http://papabloblog.blogspot.com.es/2016/11/peticion-ikea-de-que-retire-su-anuncio.html
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé, Pablo. Yo también me lo pregunto... Aquí queda tu petición (la he difundido y seguiré haciéndolo). Te deseo más suerte que la que la que yo tuve con la mía y que aprovecho para compartir también (que no sea por no insistir):

      http://www.change.org/p/ministerio-de-educaci%C3%B3n-cultura-y-deportes-por-la-aplicaci%C3%B3n-de-la-navaja-de-ockham-a-la-educaci%C3%B3n

      Eliminar
    2. Gracias. He mirado la tuya y no encuentro el botón de firmar.

      Eliminar
    3. Vaya. Entonces no me extraña que lleve pocas adhesiones...Luego lo miro.

      Eliminar
  7. Hola, Alberto. Volvemos a encontrarnos por las pantallas. También vi el programa anoche y también me decepcionó. Évole anda más pendiente de los datos de audiencia que de informarse de manera ecuánime sobre los temas sobre los que "enfollona". El peligrosísimo disparate de la educación española no se limita a la diatriba entre enseñar conocimientos o cualquiera de los términos con que nos confunde cada nueva ley. Los alumnos no aprenden, ni conocimientos ni qué hacer con ellos. Usar las escuelas e institutos como cajón de sastre de todos los males de una sociedad es otro disparate. Precisamente cuando los alumnos y familias más desprecian la Educación se le piden cuentas de todos los problemas de una sociedad. Defiendo contigo la importancia de la transmisión y aprendizaje de conocimientos en la enseñanza (no, no está todo en wikipedia, ni todo se aprende jugueteando) y el insustituible papel del esfuerzo y la capacidad de superación (el sistema les enseña justo lo contrario). No obstante, me resisto a dar credibilidad a cualquiera que se abrace a la palabra "conocimientos" como un mantra sin cuestionar si sus métodos, materiales y sistemas de evaluación consiguen lo que defienden "nominalmente". Tanto la defensa de innovaciones educativas como la de enfoques más tradicionales pueden encerrar inoperancia y vacuidad. Saludos desde el sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Juan Antonio. El objetivo final no es el conocimiento en sí mismo sino que los alumnos aprendan. Y ahí puede haber mucho margen de discusión. Un saludo y me alegro de saludarte de nuevo.

      Eliminar
  8. Muy bien expresado. Gracias por poner en palabras de una forma tan clara y brillante lo que pensamos los que nos dedicamos a enseñar y vemos como esto se nos va de las manos, cada vez a pasos más rápidos, y no podemos hacer nada por evitarlo. Siento ser agoreros, pero se nos viene encima una época que va a ser bastante dura en la educación. Un cordial saludo.
    Por cierto, he intentado leer la carta completa para firmar la petición, pero no consigo hacerlo. Disculpa mi torpeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Emilio: Gracias a ti por tu amable comentario. La torpeza puede que sea mía. A ver si en un rato reviso el enlace. Algo he debido hacer mal... Un saludo.

      Eliminar
  9. Elogio del futuro y acrítico consumidor. A veces pienso que se trata de una suerte de confabulación cuyo objetivo último es la estulticia colectiva. Los que no comulgamos con la rueda (o rodillo) de molino de la innovación educativa padecemos, según los doctores de la santa madre innovación, de resistencia al cambio. Una enfermedad que, en algunos centros, supone una condena al ostracismo, en el mejor de los casos, o una terapia de choque en forma de cursos de formación, en el peor.
    Un saludo y, nuevamente, Alberto, gracias por tus atinadas reflexiones.
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario. Yo os estoy agradecido por leerme y dejar comentarios tan pertinentes.

      Eliminar
  10. Horrorizado estoy. No solo el anuncio de Ikea sigue ahí tan pimpante sino que en el inicio viene una sentencia experta de César Bona. Más madera! A mí me pilla ya con el medio siglo y he decidido no cabrearme por estas cosas. Me he hecho abiertamente reaccionario. Y tan feliz. O quizás sea efecto de las pastillas. Ps. Yo también temo los pactos como cosa demoníaca.

    ResponderEliminar
  11. Pues quizás vaya algo contracorriente pero programas como el de ayer,tu charla con Bona en el programa de Cintora (por no llamarlo emboscada), la populista campaña-boicott de Eva Bailén o el anuncio de Ikea me dan más fuerzas para seguir luchando contra este esperpento de sistema educativo y de sociedad. Es mi segundo año como profesor, y quiero seguir la estela de mi padre que ha estado en la misma lucha durante más de 35 años. Un saludo y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Algo contracorriente" sí parece que voy... (o que vamos). Agradezco mucho tu comentario, Alberto. Mucho. A mí me da fuerzas saber que somos unos cuantos los que vemos al emperador en pelota picada. Un saludo.

      Eliminar
  12. ¿A nadie le ha llamado la atención la representación en el "debate"? Muy equitativo sí señor...

    ResponderEliminar
  13. Yo que hice el Bachiller Superior entre los años 50 y 60 vi que el parecido con el que hicieron mis hijos era pura coincidencia.

    ResponderEliminar
  14. Creo que es injusto pedirle a un programa de 60 minutos que nos de las claves de la problemática de la educación española, al igual que es injusto criticar este artículo de simplista dado que lo único que hace es criticar con los típicos tópicos del profesorado. "La culpa es de los alumnos que no estudian", "el problema es que hemos bajado el nivel"...

    Desde mi modesta opinión, creo que está mal enfocado, el programa de Salvados no está diseñado para generar un debate académico entre profesionales (para eso hay otros espacios, la Universidad, el CPR...). Salvados es un programa de TV que ve la gente ordinaria que le gusta interesarse sobre problemas de actualidad y la educación es un problema enquistado al menos en España. Visibilizar el problema y hacerlo ameno para que la gente que no se dedica a esto tenga una idea de los problemas educativos me parece genial.

    Criticar el programa de Salvados porque no profundiza es como criticar el programa de Redes por utilizar un lenguaje accesible a los aficionados a la ciencia aunque no seamos profesionales de ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Agustín. Y bienvenido. De hecho, en el artículo digo:"No voy a rasgarme las vestiduras por la escasa profundidad de Salvados. Entiendo que es un programa de entretenimiento". Así que no se me puede decir que he pedido más de lo que puede dar un programa así. De todas formas, desde la Sexta lo presentaron de la siguiente forma: "Jordi Évole y el equipo de Salvados profundizarán en la docencia española en 'De hijos a padres'". Está claro que no profuidizaron, pero que era la intención (o al menos el reclamo), también. Por lo tanto, a mí no me parece "genial" la visión que se ha dado de este oficio. Y no porque esperara mucho sino por lo que dio de sí. Un saludo.

      Eliminar
    2. En 60 minutos eché de menos que hablara algo de política educativa y menos de didáctica, metiéndose en el trabajo del profesor en el aula bajo la perspectiva de un solo instituto muy poco significativo. Es como si en un programa de Sanidad se hubiera sentado con médicos y pacientes hablando de la conveniencia de hacer laparoscopias. Muy decepcionante.
      Y en lo de Punset tampoco comparto su punto de vista. Si quería ser un programa de divulgación científica, que no lo era, trataba temas a menudo muy poco científicos. No en vano Punset ha sido invitado a más de un congreso de Ciencias... Ocultas.

      Eliminar
  15. No tengo ni idea de cómo es la educación en España hoy en día porque no vivo allí. Mis hijos van a un colegio fuera de España en el que lo fundamental no es memorizar, la relación con sus profesores es soberbia, los profesores conocen a sus alumnos a la perfección porque son pocos, trabajan por proyectos tanto en grupo como de forma individualizada, tienen deberes aunque no tantos o no iguales a los que yo tenía a su edad, hacen exámenes y adoran ir al colegio. Cada mañana van al colé (uno ya en secundaria) con la expectación que da el aprender cosas nuevas cada día. Son niños súper maduros (a pesar de que yo lo estropee con mi sobreprotección) reflexivos y que están aprendiendo a pensar y lo más importante, no tienen ningún miedo a equivocarse porque les han enseñado que la equivocación es parte del proceso, pero quizá no vivir en una sociedad de Gran Hermano y Sálvame tenga algo que ver creo yo.....

    ResponderEliminar
  16. Hola, soy maestra Montessori y no estoy de acuerdo con muchas cosas. El sistema de memorizar esta obsoleto. Ahora no son los reyes godos pero son otras cosas y no hay argumentos que defiendan eso. Yo llevo años estudiando y formandome en mi profesion sin memorizar para una prueba. Lo hago por ilusión de aprender, de eso se trata. Por que aprender no puede ser placentero? Y los contenidos no son lo mas importante porque estan en un libro. Quiza lo son para aprobar una prueba pero ni siquiera te as guran que mañana los recuerden... vivimos en la era de la informacion. Enseñemos a pensar, a investigar; a ilusionarse, a crear y los cntenidos vendran solos gracias al interes. Lo estamos haciendo realmnte mal si los chavales odian el saber, cargandonos su curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rocío. Bienvenida. Veamos: dice que "el sistema de memorizar está obsoleto". Primero, hoy apenas se memoriza; segundo, memorizar es imprescindible. Deme usted argumentos para defender que no es necesario y los comentamos. Dice que lleva "años formándose" sin memorizar". ¿No ha memorizado usted nada durante todos esos años? Dice que estudia solo "por la ilusión de aprender". Bien, pero imagino que ha dejado usted atrás ya la adolescencia. ¿Era así también cuando tenía quince años? Me pregunta "por qué aprender no puede ser placentero", pero yo no he sostenido jamás que no pueda serlo. He dicho que no siempre lo es. Y lo mantengo. Los contenidos "no son lo más importante", dice también. ¿Qué es lo más importante, entonces? ¿Las habilidades sociales? Se desarrollan aprendiendo. ¿La creatividad? Ídem. ¿El espíritu crítico? Lo mismo. Dígame. Y es verdad que no, no recordamos todo, sobre todo si no repasamos, pero de aquello que uno estudia bien siempre queda algo que sirve de base para posteriores aprendizajes. La "era de la información", ya. Para el ignorante, de la desinformación. Si uno no sabe nada, no es capaz siquiera de darse cuenta que le están dando gato por liebre. Quiere usted enseñar "a pensar, a ilusionarse, a crear"... fabuloso. Ahora solo tiene que explicarme cómo enseño a pensar a mis alumnos sin enseñarles contenidos y exactamente cómo llegan estos contenidos de forma espontánea. Deme la pócima milagrosa, por favor, no se la guarde para usted. Y dígame de paso cómo se puede crear sin saber porque me interesa mucho. Espero impaciente sus respuestas. Un saludo.

      Eliminar
    2. Hola Alberto, te cnt antes pero no se publicó. Repito. Primero no hay pócimas milagrosas, pero sí un montón de pedagogías alternativas y escuelas libres que funcionan como te cuento. Te invito a leer si no conoces como funciona el método montessori, como trabajamos, y creeme que funcionan. Son métodos dónde no hay imposición y el alumno es libre de elegir y creeme tambien que llegan a adquirir los conocimientos desde el placer. Que hoy apenas se memoriza? pero si es la base del sistema educativo de este pais. Que hacen sino los exámenes, selectividad que se está evaluando? Memorizar es un proceso natural, yo memorizo inconscientemente cuando leo y me formo sobre lo que me gusta, va a mi memoria a largo plazo. Yo hablo de la memoria a corto plazo, la de hoy para pasar el examen, esa es la que no sirve de nada y en la que tantas horas de mi vida he perdido delante de un libro. Con quince años es lo que hacía, odiar el aprendizaje y por suerte no lo deje pero muchos se quedaron por el camino y nunca más han vuelto a abrir un libro porque les obligaron a estudiar lo que para otros se supone que es importante. Quien dictamina las bases? Hay que revisar esos curriculums... Cuanto tiempo perdido para que se te quede algo... y cuanto potencial desaprovechado...Le pregunto, por que aprender no puedo ser placentero siempre? Es nuestra naturaleza. Un bebe nace queriendo saber y aprender y crecer. En que momento esto se para? Nadie quiere ser un inculto. Es el sistema que se carga la curiosidad. Los contenidos están ahí pero no son el fin, son el medio. Quiero saber como funciona un avión porque me interesa, y leo y me formo y aprendo sobre ello. El contenido ha de ser útil sino no hay motivación. Y si, se puede ser creativo, tener buenas relaciones sociales, incluso ser feliz sin saber de historia ni inglés. Y para terminar pongo un ejemplo de un aula Montessori: hay material de todas las areas al alcance del niño, para aprender a leer, a escribir, mapas, arte, naturaleza... Al niño se le presenta el material y elige con que quiere "jugar", cuanto tiempo y al final todos adquieren los mismos conocimientos. De forma espontanea dice? curiosidad que aun no se ha visto truncada por aprenderlo todo, todos quieren leer, sumar y solo hay un ambiente preparado para ello. Es muy simplificado pero existe y en primaria y secundaria tambien. Y funciona. Muchas quiza para debatir en un espacio como este...

      Eliminar
    3. Rocío, si con sus escuelas Montesori son capaces de que los alumnos aprendan conocimientos de forma espontánea, enhorabuena. Espero que tengan mucha matrícula y, si es posible, mándenlos a la escuela pública cuando lleguen a la Secundaria. Tiene que ser muy cómodo tener a treinta adolescentes ávidos de aprender. Me emociono solo de pensarlo.

      Creo que no nos estamos entendiendo respecto al “placer” de aprender. Me encanta aprender, pero no siempre, en todo momento y circunstancia, me resulta “placentero”. Aprender es maravilloso por lo que te enriquece y también porque no es fácil ni asequible sin esfuerzo. Si aprender fuera sencillo, me resultaría mucho menos atractivo.

      Ya sé, ya, de qué memoria habla usted, de la que hablan todos los que la desprecian: de la memoria a corto plazo, de la memorización “estilo papagayo”, de la educación "bulímica" y todo esto. Pero es que yo tampoco soy partidario, como usted comprenderá, de memorizar “a lo ganso” para pasar un examen sino de memorizar solo lo imprescindible. Si usted ha perdido muchas horas memorizando de esa forma, el problema no es de la poca utilidad de la memorización sino de que usted ha estudiado francamente mal. Yo intento que mis alumnos estudien bien, no (solo) para aprobar mi asignatura sino (sobre todo) para que aprendan, desarrollen la sensibilidad artística y el gusto estético, adquieran cultura, trabajen la creatividad... lo que usted dice que es tan perjudicial, no lo es. Sencillamente usted no sabe aprovechar sus virtudes.

      Me pregunta, insiste en preguntarme, "por qué aprender no puede ser placentero siempre". Le repito: no es que no pueda serlo; es que no lo es siempre. Hay momentos durante el aprendizaje que resultan duros, desagradables o aburridos. Y no pasa nada porque esto tiene su encanto. Aprender siempre compensa y estos momentos menos satisfactorios se compensan con los que sí lo son y desde luego con la recompensa final.

      ¿"Que es el sistema el que se carga la curiosidad"? La noto a usted “robinsoniana”. El sistema es mediocre, pero la curiosidad de nuestros alumnos ya está mutilada por otra serie de circunstancias de los que si quiere podemos hablar pero de las que no se nos puede responsabilizar a los profesores, ni al sistema, ni al cambio climático. La curiosidad, la motivación, el gusto por aprender, el valor del trabajo bien hecho, se deben inculcar en casa, Rocío. Si no se inculcan, se pierde esa capacidad de asombro que, en esto estamos de acuerdo, tienen los niños.

      ¿"Los contenidos son el fin y no el medio"? Pienso lo contrario: el fin, el objeto es el aprendizaje, es conseguir proporcionar a un alumno aquello que le ayudará a no ser un pelele, un ignorante, un narcisista o un tirano. En cuanto a la "utilidad de la que habla", le recomiendo el libro de Nuccio Ordine "La inutilidad de lo inútil", editado por Acantilado, y le transcribo un párrafo que cito en mi libro "Contra la nueva educación": «Un poema, una sinfonía, una pintura, una verdad matemática, un nuevo hecho científico, todos ellos constituyen en sí mismos la única justificación que universidades, escuelas e institutos de investigación necesitan o requieren» (…) «He hablado de ciencia experimental; he hablado de matemáticas; pero lo que afirmaba es igualmente cierto con respecto a la música, el arte y cualquier expresión del ilimitado espíritu humano. Ninguna de estas actividades necesita otra justificación que el simple hecho de que sean satisfactorias para el alma individual que persigue una vida más pura y elevada».

      Piensa usted que “se puede ser creativo” o tener “habilidades sociales” sin conocimiento. No tiene razón. Y a la evidencia me remito, a los estudios que demuestran que no es así. La alta literatura favorece la empatía, por ejemplo. Y la creatividad, la auténtica creatividad, sin conocimiento, no es más que extravagancia.

      Un saludo.

      Eliminar
  17. El ejemplo de Montessori, es solo eso, un ejemplo para cuando pide esas recetas mágicas. Yo digo que se puede hacer las cosas de otra manera y aprender de forma espontánea. No estaba hablando de la secundaria pública. Sino de que no es magia, existe.

    No estoy de acuerdo de nuevo en que aprender no pueda ser siempre placentero. Yo no dije que fuera fácil pero puede disfrutarse siempre, solo tiene que mirar a un niño pequeño descubriendo el mundo.

    Memorizar solo lo imprescindible? lo imprescindible para quien? Porque memorizar lo imprescindible si puede memorizarse todo a largo plazo desde el interés, siempre desde el interés y no la imposición.

    A mí ese esfuerzo del que habla, ese sacrificio... me parece una absurda idea que nos han vendido. Las recompensas que me han traido a mi han sido títulos, nada más. No lograron que yo me interesara por saber más sobre eso, me aburría soberanamente y ese el sistema educativo del que hablo y de como se encuentran los adolescentes respecto al aprendizaje. Disculpe pero no creo que fuera mi culpa, me limité a sacar buenas notas, que es lo que se me pedía, da igual el cómo. Porque es el fin.

    La curiosidad, la motivación inculcar en casa? pero si eso es innato en el ser humano. Lo que hay que hacer es no destrozarla con modelos como el que tenemos. Son aspectos que vienen de dentro de la persona. Se puede obligar a escuchar pero no a estar interesado en algo.

    La cita del libro completamente de acuerdo, no se necesita más justificación que el simple hecho de que sea placenteras. Ese es el fin. Pero para uno puede ser un poema, y para otro una obra de arte y para otro un hecho científico.

    Y respecto a ser creativo sin conociemiento? depende de a cual se refiera. Hablo del curriculum de las escuelas, de esos contenidos que parece que le van a llevar a uno a ser un genio. Hay genios que no fueron a la escuela, hay literatos sin habilidades sociales. Quizá de lo que hablo es de nuevo de quien establece esos contenidos que se supone que toda persona necesita.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pueden hacer las cosas de muchas maneras, Rocío, pero el objetivo ha de ser aprender. Y no, no se puede aprender solo de forma espontánea. Esto es muy difícil en los alumnos más capaces y prácticamente imposible en los alumnos con dificultades. Seguimos erre que erre con el disfrute. Le pondré un ejemplo: soy guitarrista y me he aburrido sobremanera practicando escalas y ejercicios técnicos. Sin embargo, disfruto enormemente interpretando música, para lo cual lo anterior es imprescindible.

      Memoria: ¿Cómo que "imprescindible para quién"? Imprescindible para cualquier con dos dedos de frente. ¿Podría tocar un instrumento sin memorizar una partitura, leer la partitura sin haber memorizado las figuras, las notas, los compases...? ¿Pero qué estamos discutiendo?

      Si a usted el esfuerzo "solo le ha traído títulos", quizás es que esos títulos se los han regalado y no le han aportado conocimientos. Piense que también puede haber sido culpa suya, pero no crea que todas las situaciones son iguales. Yo tengo dos licenciaturas y preparo mi tesis doctoral. Y le aseguro que he aprendido mucho, casi tanto como cuando preparé mi oposición. O puede que en su carrera exijan poco, no lo sé. ¿Magisterio?

      La curiosidad es innata. La motivación, no tanto. Y sí, en casa ha de inculcarse. Luego, el profesor debe intentar presentar su asignatura de forma atractiva, contagiar entusiasmo y enganchar, pero son las familias las que tienen que infundir en los hijos el gusto por aprender. La escuela no puede hacerlo todo. ¿No decía Marina que educaba la tribu? Pues hala, todos a currar.

      "¿Hay genios que no fueron a la escuela?" Seguro. ¿Cuántos genios suele tener usted en clase? Yo pocos. ¿Qué sugiere con los alumnos normales y con los justitos?

      ¿Quién va a "establecer los contenidos que se necesitan"? Existen una serie de saberes sistematizados que siguen siendo relevantes. Aunque me huelo que usted del club de los saberes caducos...

      Un saludo y buenas noches.

      Eliminar
  18. Se huele usted muchas cosas de mí... sin conocerme. Su ejemplo es muy bueno. Usted quería llegar a un fin por pasión. Dominar la guitarra. Y ha pasado por lo demás por interés y motivación intrínseca, quizá propia sin que nadie en su casa se la "inculcara". a eso me refiero el fin es el placer, el contenido el medio. Y no hay imposición, más que la propia.

    Estamos discutiendo que memorizar cosas imprescindibles como los rios de España puede ser importante para usted pero no para un chico de 16 años.

    Hablando de experincias personales. Yo tengo dos diplomaturas, un grado y un master en educacion y no me han enseñado nada. Todo lo que se lo he aprendido después sola. Será culpa mia, pero que mal está el asunto si puedo aprender más sola que en el sistema y si se andan regalando títulos con tanta facilidad. A lo que voy es que no se necesita más que motivación intrínseca para llegar al conociemiento y nunca será por imposición. La obligación es el camino al fracaso.

    Como se inculca la motivación? Lo que tiene que hacer la escuela es no cargarsela al principio para luego no tener que verselas para reparar el daño.

    Para mi un genio es un atleta, un bailarín, un pintor... tengo la clase llena. Solo hay que dejar que hagan lo que les gusta y se les da bien.

    Buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Toma, como usted de mí! Pero yo intuyo a partir de lo que escribe. Tiene este blog a su disposición para opinar y sacarme de mi error.

      No, no es así. Cuando era niño me costaba ponerme a estudiar la guitarra. Y mis padres me decían: si no estudias, no aprenderás. Y estudiaba. Paco de Lucía (¡Paco de Lucía!)reconoció que su padre le obligaba a estudiar muchas horas y él debía quedarse en la habitación con la guitarra, cuando lo que quería hacer era ir con los amigos a jugar al fútbol. Claro que hay imposición, una imposición afectuosa como solo puede haber en unos padres que quieren lo mejor para sus hijos.

      Así que un chico de dieciséis años no tiene que conocer los ríos de España. Me deja usted perplejo. ¿Y hay algún motivo para que piense usted semejante cosa? Estoy intrigado.

      Sobre sus estudios... pues sí que ha tenido usted mala suerte. Puede ser culpa suya o que realmente lo que ha estudiado tenga poca chicha, no lo sé. La obligación no es, como afirma, ningún camino al fracaso. Si mis padres no me hubieran obligado a estudiar (verá, yo de joven, se lo confieso aquí, estudiaba porque me decían que tenía que hacerlo y solo ahora lo hago por gusto), no sé qué estaría haciendo ahora, pero yo lo agradezco.

      ¿Ahora resulta que la escuela "se carga la motivación al principio"? ¿Cuándo? ¿En Infantil, en Primaria...?

      ¿¿Tiene usted la clase llena de genios?? Retiro lo dicho. Es usted muy afortunada. Que descanse. Hasta otro rato.

      Eliminar
    2. Perderme mi infancia para ser Paco de Lucia? M quedo como estoy. No me compensa ser ese genio. Hablo de los que nadie les obligo, los que tenian vocacion.

      Los rios de España son importantes, un niño de primaria seguramente le parezcan interesantes. Al de 16 no, no le importa un carajo y obligarle a aprenderlos sin interes hara que odie la geografia es a lo que me refiero. No es un fracasado por no saberlos.
      Mis estudios no han tenido poca chicha, han sido fruto del esfuerzo y el sacrificio ese del que habla que no me llevo al conocimiento, cosa que si he hecho yo con placer aprendiendo por mi cuenta.
      Estatará de acuerdo conmigo entoncs qie el sistema de examenes y selectividad esta obsoleto tambien no? Sino como es posible que la gente pase y pase aprobando sin aprender nada. El esfuerzo y el aprpbado no son muestra de nada.
      Si ha usted le tuvieron que obligar y ahora lo hace por gusto reflexione. Por que no estudiar siempre con gusto como lo hago ahora; quiza existe la mamera.
      Obviamnte que es la escuela quien se carga la motivación. En infantil adoran el conocimiemto y es en primaria, cuando comienza la imposición, el sacrificio... que empiezan a pdiar el cole.
      Soy realmente afortunada. Solo hay que ver el genio que todos llevamos dentro.
      Hasta otra!

      Eliminar
    3. Yo no soy Paco de Lucía, pero me considero un buen intérprete y he tenido que sacrificar para ello algunas cosas. Esto es así. Todo requiere un sacrificio. Quien niegue esto, o miente o no se entera de nada.

      Los ríos... una cosa es que un adolescente te diga: "Paso, no me interesa" y otra que no tenga que aprenderlos, que no sea bueno para él. De verdad que me da pena que se dedique usted a la enseñanza y diga estas cosas.

      Sus estudios... puesto que usted misma reconoce que no le han proporcionado conocimientos, es un hecho que han tenido poca chicha no, ninguna.

      La gente llega "hasta el final" porque se exige poco, porque existe un fraude llamado promoción automática, porque en muchas sesiones de evaluación se presiona al profesor que suspende mucho, porque en lugares como Andalucía se han dado los llamados "aprobados de despacho", porque a los políticos les interesa el fracaso escolar desde el punto de vista estadístico pero no el fracaso real (el que se da cuando un alumno titula sin haber adquirido los conocimientos necesarios), no porque se memorice demasiado o porque se le enseñe los ríos de España. El argumento es absurdo, perdone que le diga.

      Reflexione usted también sobre todo lo que me ha dicho y piense una cosa: si le diera más importancia al conocimiento, posiblemente (no quiero ofenderla, pero me veo obligado a decirle esto, puesto que dice usted ser docente), su redacción sería mejor y cometería menos faltas de ortografía (algunas de bulto, lamento decirle).

      Que le vaya todo muy bien.

      Un saludo.

      Eliminar
  19. Hola, Leyendo los comentarios y tus respuestas me parece que en este mundo en el que está tan valorado el deporte, todos los deportistas presumen de lo mucho que les costó llegar. De lo bueno que es para los niños adquirir esa cultura de esfuerzo y sufrimiento. En cambio, para aprender matemáticas hay que montar parques de atracciones porque el más mínimo esfuerzo se nos dice que es una tortura insufrible. ¡Venga ya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen apunte. Lo que en el fútbol, como en la música, está bien visto, es considerado inadmisible en la educación. Así estamos. Un saludo bienvenido (o bienvenida).

      Eliminar
  20. Perdonen que me entrometa en su interesante conversación. ¿Están hablando de la misma etapa educativa? ¿De personas con las mismas inquietudes, problemas, madurez, expectativas? Porque hay actuaciones y recursos estupendos para niños de cinco años que para los de diez ya resultan ridículos, cuando más para un chaval de 17. Afrontar la frustración, integrar la infelicidad en la experiencia propia, sobreponerse al "fracaso" en "la lucha por la vida" que decía Baroja ¿se aprende con el método Montesori o cualquier otro método pedagógico "actual"? Parece que ahora los nuevos pedagogos hayan inventado el mundo. El hombre es un ser nacido para el ocio, pero... tiene necesidades que solo satisfará con esfuerzo. Desde los que cazaban para sobrevivir hasta los que madrugamos para trabajar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias! Debi esforzarme poco tambien en la ortografia. Culpa mia.

      Dice que no sabe que hubiera hecho si sus padres no le hubieran obligado a tocar la guitarra mil horas. Quiza estuviera haciendo ahora lo que ustef eligio y no lo qie sus padred querian que hiciese, que me parece como minimo irrespetuoso.
      Y no miento, yo no siento que me sacrifico si disfruto el proceso.
      Respecto a los rios, sigue sin entenderme. No le quito valor, solo digo que no es lo mas importante aprender conceptos a cualquier precio, es mas importante disfrutar el proceso para querer aprender mas. Es mas importante estar interesado por la historia, que saberme la historia de pe a pa y odiarla. No se si me explico.
      A mi me da pena que un maestro se lleve las manos a la cabeza porque alguien diga que los conocimientos no son lo mas importante. Como si dijeran algo de quien eres.
      Insiste con mis estudios y le repito que conocmientos habia y muchos y horas de estudio pero que todo se estudiaba y se olvidaba, pero no es mi caso particular, es el modelo general. No se de que se asusta. Como dice que ya apenas se memoriza... y no es mi gremio solo, pasa en todos lamntablemente.
      Y que propone usted para el fracaso? Porque segun dice deberia haber mucho mas fracaso porque pasan miles sin tener los conocimientos, con lo cual... el sistema no funciona! Que es lo vengo diciend desd el principio.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Respecto a lo que dice la prrsona anonima, montessori no es actual, tiene ya 100 años. Y funciona en todas las etapas educativas. Todos aprendemos de la misma forma, si nos dejan. Niños y adultos. La necesidad de comer lleva esfuerzo, la de aprender es placentera para cualquier animal. Repito que solo hay que ver a un niño pequeño que aprende sin parar.

      Eliminar
    3. Con sinceridad, no creo que lo suyo se deba a falta de esfuerzo porque sigue escribiendo horriblemente mal. Luego dice que no le entiendo, pero es que lo primero para que alguien entienda es que la otra persona se sepa explicar. Y no es su caso. Verá:

      1. Falta el signo de exclamación al principio en: “Buenos dias!”.
      2. Falta la tilde en “dias”.
      3. Falta la tilde en “debi”
      4. Falta la tilde en “también”
      5. Falta la tilde en “ortografía”.
      6. Falta la tilde en “mia”.
      7. Falta la tilde en “que” (en dos momentos distintos).
      8. Falta la tilde en “quiza”.
      9. Falta la tilde es “eligio” (¿qué le pasa con las tildes? ¿Les tiene manía?).
      10. Falta la tilde en “querian”.
      11. Falta la tilde en “minimo”.
      12. Falta la tilde en “rios”.
      13. Falta la tilde en “mas”, en todas las ocasiones en las que lo ha escrito (seis, si no he contado mal).
      14. Falta la tilde en “se” (dos veces le ha pasado).
      15. Falta la tilde en “quien”.
      16. Falta la tilde en “habia”.
      17. Falta nuevamente la tilde en “que” (por tercera vez) y el signo de interrogación inicial en “Y que propone usted para el fracaso?”
      18. Falta la tilde en “deberia”.
      19. Falta la tilde en “segun”.
      20. Falta el signo de exclamación al principio en: “el sistema no funciona!”
      21. Faltan signos de puntuación en unos sitios y sobran en otros. No se lo digo para fastidiar, es que resulta muy incómodo de leer.
      22. No entro ya en las abreviaturas tan poco elegantes porque doy por hecho que es una cuestión de “estilo”.

      Analizada la forma, vamos al fondo:

      No he dicho que mis padres me obligaran a tocar "mil horas". Tampoco que no fuera la música lo que yo había elegido (lo tenía claro desde muy pequeño). No voy a decir nada sobre su insinuación acerca de la actitud “irrespetuosa” de mis padres hacia mí porque me parece tan fuera de lugar que no vale la pena ni comentarlo.

      Pero como tengo mucha paciencia, le responderé a lo demás.

      Rocío, rebate usted cosas que yo no he dicho. Porque yo no he dicho que aprender los ríos sea “lo más importante” o que haya que aprenderlo “a cualquier precio”. Le he discutido que no sea necesario porque usted (que es la que ha sacado el ejemplo de los ríos y no yo) ha dicho al alumno de dieciséis años “no le importa un carajo” y que no hay que obligarle a aprenderlos porque, deduce usted, eso hará “que odie la geografía” (en realidad, decía, como ya es habitual, “geografia”).

      Dice que “es más importante estar interesado en la historia” (si no le parece mal, transcribiré lo que ha escrito con las faltas ortográficas corregidas porque me daña la vista) “que sabérsela de pe a pa”. ¿Pero usted cree que alguien se puede interesar por algo que desconoce? Cuanto más sabe uno de algo, más interés tiene. Está demostrado, Rocío. Hay incluso estudios que prueban el poder adictivo del aprendizaje.


      Así que le da pena que me lleve “las manos a la cabeza” cuando escucho que un profesor considera poco importante el conocimiento. Pues mire, espero que nunca deje de escandalizarme por algo así. Será señal de que todavía mantengo la esperanza de que esto cambie.


      Entonces, por fin, dice que sí, que se impartían conocimientos en lo que usted ha estudiado (que aún no sé qué es). Pues, Rocío, aquí algo ha fallado, si usted lo ha olvidado todo. Ah, que no es “su caso”. Vaya lío…

      Para solucionar el fracaso escolar, lo primero que habría que hacer es aclarar el concepto. ¿Se fracasa cuando se promociona y se titula sin saber o se fracasa cuando nos los indican las estadísticas? Habría mucho que hablar al respecto.

      Que tenga un buen día.

      Eliminar
    4. Por cierto, seguramente estará en contra de las calificaciones. Mejor: está usted "suspendidísima".

      Eliminar
  21. Evidentementemente que no estoy de acuerdo en las calificaciones y examenes como se estan usando, xq como ha podido ver no aportan nada sobre el aprendizaje real de alguien.
    Por suerte no estoy aqui para ser evaluada en mi ortografia, ni para que me pongan nota. Cosa que no aporta nada. Suspendidisima no dice nada de mi. Creo que usted es capaz de entender mi comentario sin las tildes, que no pued poner dobde estoy.
    Dijo que sus padres le obligaban a estudiar. Y que si no no sabe que habria sido de usted. Si fue su eleccion estupendo. Hablo del niño que no quiere y le obligan, usted puso el ejemplo de Paco de Lucia.
    Estamos de acuerdo en que entonces se trata del interes por encima del conocimiento aunque vayan unidos; no conocimiento sin mas.
    Y he estudiado tres magisterios y un master que es mi caso pero no el unico le digo. Que hace ver que es un fracaso personal y es del sistema. Todos olvidamos lo que estudiamos pero algo queda verdad? Con eso vale.

    El concepto esta clarisimo. Se fracasa cuando no se aprende. Y los que suspenden no aprenden, y de los aprueban tampoco muchos. Con lo cual le vuelvo a preguntar, cual es el modelo que propone usted? Porque estta visto que lo que se lleva haciendo 100 años en este pais no vale!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tampoco puede evitar las abreviaturas como "xp"? ¿Y los signos de puntuación, tampoco puede colocarlos en su sitio "donde está"? ¿Pero dónde se encuentra usted?¿Necesita ayuda?

      Rocío, su forma de expresarse, mal que le pese, sí dice mucho de usted. Y ahora me reconoce que "todos olvidamos lo que estudiamos pero algo queda". ¡Pues claro! Por eso no sirve de excusa decir que lo que uno estudia se olvida. Entonces, ¿le han servido o no sus estudios? Si es que no se aclara ni usted, como para entenderle yo...

      Venga, lo dejamos aquí. Un saludo.

      Eliminar
  22. Juzgar a alguien por su forma de escribir en un movil tambien dice mucho de usted.
    Era una ironia, que algo queda... como si compensara horas de estudio y clases, para que quede algo...podria usarse mejor el tiempo. Es mi propuesta.
    Aqui lo dejamos. Adios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de siempre: me hago la víctima y retirada. Fin del debate.

      Hasta cuando quiera. Y cambie usted de móvil, que si en el suyo no se pueden poner tildes, debe ser un zapatófono.

      Un saludo.

      Eliminar
  23. Jajjaa pero si ha sido usted el que ha dicho lo dejamos aqui. Por eso me despedi. Yo estoy encantada debatiendo.
    Victima no, me ha juzgado en todos sus cmntarios desde el princio: habra estudiaro mal, le regalaron los titulos, su carrera no tiene chicha, no sabe aprovechar sus virtudes, robinsoniana,
    Del clue de los saberes caducos... Cosa que yo no he hecho con usted. Porque no le conozco. Y no es necesario ni respetuoso para debatirAhora si victima y despedida porque no vamos a llegar a ningun entendimiento.
    Hasta luego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adiós entonces (con tilde).La próxima vez escriba desde el ordenador a ver si así...

      Eliminar
  24. Yo me aprendí todos los ríos de Europa y del mundo y no me acordaba de bastantes unas semanas después, de algunos unos meses después y ahora me acuerdo de pocos. Los aprendí de memoria para pasar el examen, como hice el 80% de todo en el instituto. Pero bueno, solo quería añadir que convendría hacer un poco de reflexión, todos, en el colegio y mucha también en casa. Resulta obvio que en países donde se están implantando las asignaturas de una manera trasversal los adolescentes son mucho más maduros e independientes que en España, y no creo que sea una percepción mía, todos vemos cómo es la realidad. Y aunque hay un porcentaje bastante alto que podríamos decir representa la excepción, existe un porcentaje de adolescentes que no hace falta ponerse a describir aquí.
    No creo que haya que ponerse a la defensiva porque precisamente deberíamos enseñar a los alumnos que cuando hay un problema hay que sentarse a ver cuál es ese problema y no parar hasta dar con él. Y aparte del abandono escolar, el informe Pisa (del que me imagino el autor de este blog será un acérrimo defensor por basarse en exámenes estandarizados) nos demuestra que en España algo pasa. Así que igual es mejor mirar a nuestro alrededor e intentar copiar cosas buenas que puedan adaptarse y dejar las malas en lugar de poner el grito en el cielo cada vez que se sugieren cambios, ni ponerse en plan soberbio con alguien sólo por el hecho de que cometa faltas de ortografía, entre otras cosas porque esta persona que las comete, sale de un sistema educativo que usted defiende. Un poco de humildad nos vendría a todos muy bien, a toda la sociedad española en general.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado o estimada “Ale Barrie”:

      Me temo que la realidad suya, como la de Rocío, y la mía, son muy distintas. Y la excusa de “para qué voy a estudiar si, total, se me ha de olvidar” me parece tan pobre que prefiero no comentar nada más. Pero sí quiero contestarle a otras cuestiones:

      En primer lugar, por responsabilidad, yo no puedo dejar de responder cuando una persona que entra por libre decisión en este blog para mostrarme su desacuerdo (lo cual agradezco, dicho sea de paso) emplea un argumentario tan insensato y descatalogado como la excesiva memorización, la irrelevancia de los contenidos… me parece, lo digo con franqueza, que esto es hacer apología de la ignorancia. No es que yo me ponga a la defensiva, no. Lo que hago es combatir una manera de entender la enseñanza que me parece disparatada. Pero afirmar según que cosas o desmentir determinados postulados posmodernos provocan en algunas personas una irritación que suele derivar en victimismo, indignación impostada y huida. Lo siento, ese no es mi problema. Y si alguien viene a debatir tendrá que asumir que puede ser que no le guste lo que se le diga. No es nada personal. Se rechazan las opiniones y no a las personas.

      Segundo: No tengo ningún problema en discutir sobre la mejor manera de resolver el problema de la enseñanza. Al contrario, creo que se me podrán discutir muchas cosas, pero no mi falta de preocupación e implicación. Ahora bien, ya me explicará a qué conclusiones voy a llegar polemizando con alguien que me dice que los ríos a los adolescentes les importan un carajo, que los contenidos no son el fin sino el medio, que aprendiendo siempre se disfruta, que el esfuerzo es una idea absurda que nos han vendido, que no es necesario el conocimiento para ser creativo… mire, estoy seguro de que me equivoco en muchas cosas y de que entre lo que yo pienso y la verdad hay un amplio margen, pero no pienso admitir que un adolescente no deba conocer los nombres de los ríos, que los contenidos no sean importantes, que el esfuerzo sea algo absurdo o que se pueda ser muy creativo siendo un ignorante.

      Tercero: No, no soy un “acérrimo defensor del Informe PISA por basarse en exámenes estandarizados”. Que yo defienda los exámenes no significa que me entusiasme el Informe PISA. Me parece que es indicativo de un síntoma, pero no soy ningún fan y me parece que no hay mejor diagnóstico que el del profesor en clase.

      Cuarto: Titulo un capítulo de mi libro “El totalitarismo innovador”. Me da usted la razón con su comentario. Así que no hay “poner el grito en el cielo cada vez que se sugieren cambios”. Mire, cada vez que se proponga una estupidez educativa, me posicionaré en contra. Si alguien se siente molesto, lo lamento. Continuamente se menosprecia al profesor desde muchos ámbitos, cuando se dice que el conocimiento ya está en internet, que no sabemos motivar, que no estamos formados, que no sabemos tratar de igual a igual a nuestros alumnos, etc. No espere que calle ante tales disparates.

      Sigo ahora.

      Eliminar
    2. Quinto y último: No he corregido el último comentario de Rocío por soberbia sino por dignidad profesional. Me abochorna que alguien que se dedica a la enseñanza demuestre semejante nivel de expresión escrita. Todos podemos equivocarnos, tener un lapsus… pero sorprende que a usted no le hayan llamado la atención las continuas faltas de ortografía de una maestra, su penosa redacción… y sí mi corrección. Para colmo, me dice que esas faltas de ortografía se deben al “sistema educativo que yo defiendo”. Apoteósico. Yo no defiendo este sistema educativo. Busque por ahí cuándo lo he hecho y tráigalo, por favor. Y la prueba es que me he visto obligado a corregir un comentario (porque me he resistido a corregir los anteriores hasta que no he aguantado más) de una persona adulta que probablemente ha estudiado con la LOGSE, como habría corregido a un alumno de 1º de la ESO. En efecto, este sistema es mediocre, no forma. Pero no forma porque no exige, porque no tiene claras las prioridades, porque piensa más en el bienestar del alumno que en su aprendizaje. Y por eso, justamente por eso, consigue frustrar a los alumnos: a los capaces y esforzados porque obtiene el mismo premio que los demás; a los que tiene dificultades, porque no se les atiende; y a los holgazanes, porque no se les educa y, en lugar de eso, se les dice que no se preocupan, que son unas víctimas del un sistema y unos profesores que no saben motivarles.

      Pide humildad. Fantástico. La humildad es la que te hace ser consciente de que cuanto más aprendes, más que te queda por aprender. Una persona humilde da valor al conocimiento. Una persona humilde reconoce que no todos tenemos las mismas capacidades.

      Termino ya: no conozco a Rocío. Es irrelevante si es una buena persona o más mala que la tiña. No la juzgo personalmente (aunque ella ha patinado deduciendo que mis padres fueron poco respetuosos conmigo). Mis observaciones tienen que ver con lo que ha dicho aquí y también con cómo lo ha dicho. Porque en esta ocasión, una cosa tiene mucho que ver con la otra.

      Le dejo con don Lope de Vega y les envío un saludo a las dos.Siguen teniendo este blog, ambas, a su disposición. Pero les advierto que, si bien intento siempre ser correcto, no me autocensuraré por no herir sensibilidades.

      "Entiendo lo que me basta,
      y solamente no entiendo
      cómo se sufre a sí mismo
      un ignorante soberbio."

      Eliminar
  25. Me había despedido pero vuelvo xq ne parece intolerable. No te autocensuras para no herir sensibilidades? entonces te parece bien un debate en el que diga lo que pienso que Estas anticuado, que tus argumentos se caen x su propio peso, que sabras mucho de musica xo cero de como aprende una persona, (para enseñar historia a Juan, es mas importante saber de Juan que de historia), que defiendes algo que sabes que no funciona, que no eres capaz d hablar de esucacion sin faltar, que dices absurdeces como que ya apenas se memoriza!, o que vale la pena años de escolarizacion xq algo se queda, que eres un simple pensando que el conocimiento te libra de ser un ignorante en la vida y q es mas important l aprendizaje que el bienestar del alumno y que eres un soberbio, que supongo que ya te lo habran dicho. Este es el debate que defiendes? Sin autocensura. A mi en el cole me enseñaron a hacerlos mas respetuosos, pero como a mi me regalaron el titulo...
    El placer es el motor del aprendizaje. Mientras no estiendas esto seguiras siendo un profesor ignorante y fracasado aunque no cometas faltas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señora Mollá: Exacto. No me voy a autocensurar a la hora de opinar. Por cierto, por respeto a los lectores de este blog, vuelvo a pedirle que se exprese con una mínima corrección.

      No me ofende que me llame "anticuado". Ofende, intelectualmente hablando, que diga usted eso sin apoyarse en absolutamente nada, a modo de rabieta infantil, de pataleta de quien no es capaz de argumentar nada y recurre al cacapedoculopis.

      "Para enseñar historia a Juan, es más importante (más, Rocío, con tilde) saber de Juan que de historia", dice. Mire, el problema lo tengo yo por entrar a discutir a un nivel tan bajo. Si usted no sabe nada de historia, más le vale a Juan que no sea usted la que le tiene que enseñar, por muy bien que le conozca, señora mía.

      "¿Defiendo algo que sé que no funciona"? ¿Ahora es usted pitonisa? Me cuadra, me cuadra. Pues no, señora, defiendo aquello que he experimentado que funciona. He experimentado que para enseñar bien, primero hay que saber; segundo, hay que querer enseñar; tercero, hay que entusiasmarse con lo que uno enseña; cuarto, hay que esforzarse al máximo para explicar tu materia de la manera más atractiva, empleando las más variadas estrategias didácticas y modificando continuamente la metodología para adaptarse a las circunstancias; quinto, hay que poder enseñar en las condiciones adecuadas.

      O sea que "no soy capaz de de hablar de educación sin faltar" Dígame cuándo le he faltado a usted, Rocío. No vale corregirle las faltas de ortografía, no me culpe a mí de eso. Y si le digo que no se memoriza apenas es porque es la realidad. No se memoriza porque desde Franco se viene dando la matraca con que es malo (ya se decía en la Ley Villar Palasí -léala-). Y siento decirle que la palabra "absurdez" no existe, a no ser que esté usted intentando innovar, que todo puede ser.

      Asombroso. Además de hacerse la ofendida, me llama "simple", en un alarde de educación y dando un ejemplo (otro) de incongruencia. Bravo, Rocío, continúe. Lo mejor es su razonamiento: soy "un simple" porque pienso que "el conocimiento te libra de ser un ignorante". Oiga, ¿usted lee lo que escribe? ¿Piensa lo que escribe? Real Academia: “Ignorante (de latín ignorans, -antis): que ignora o desconoce algo. Que carece de cultura o conocimientos. Rocío: estudie. Se lo digo con cariño.

      No sé si debería, pero voy a terminar de responderle. El aprendizaje es más importante que el bienestar de los alumnos. Efectivamente. Como padre, quiero y procuro el bienestar de mis hijos; como profesor, quiero y procuro el aprendizaje de mis alumnos. Desde las dos perspectivas me preocupo por su futuro.

      No me venga ahora llorando con eso de que le reglaron el título que ha sido usted la que ha dicho que aprendió nada. A mí que me registren. O reclame donde corresponda.

      El placer no es el motor del aprendizaje. Es el conocimiento y este depende de la voluntad (del interés, si prefiere) y de la motivación. Ambas, de la mano.

      Y se despide con unos modales tan lamentables como su expresión escrita. me llama "ignorante" y "fracasado". Soy ignorante en muchas cosas, señora Mollá. Pero, a diferencia de usted, yo soy consciente de ello. Lo de fracasado se lo voy a pasar porque seguramente no sabe tampoco qué significa y, si lo sabe, deduzco que lo ha dicho solo porque se ha puesto usted misma en evidencia y piensa que insultando podrá salir del lío en el que se ha metido.

      En fin, que le vaya muy bien.

      Eliminar
    2. "Para enseñar historia no hace falta saber de Historia". Qué empática. Pobre Juan.

      Eliminar
  26. El argumento de la señora Moyá es una auténtica tomadura de pelo. Un timo, vaya.
    Para poner de manifiesto que su método funciona, elimina de la enseñanza lo que constituye el objetivo de la enseñanza. Una vez que nos ha demostrado a todos que enseñar consiste en no enseñar, puede perfectamente dar lecciones magistrales porque, como nos ha expuesto con pelos y señales, ella hace lo que tiene que hacer, esto es, no enseñar, y por tanto triunfar.
    Resulta además esta maestra muy moderna, porque es maestra del método Montessori, el cual, a tenor de lo expresado, es un método válido porque pretende no enseñar, que es lo que, según ella, para no ser un maestro caduco, conviene que hagamos también todos los demás.
    Una vez que decidimos no enseñar, ya todo funciona correctamente. El alumno aprende solo. Y feliz.
    Perdóneme pero ante este insulto a la inteligencia, no me queda más remedio que decírselo muy claro. Váyase usted a hacer puñetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El metodo Montessori de moderno no tiene nada, más de 100 años. Por poner lgunos ejemplos Gabriel Garcia Marquez, Ana Frank o los creadores de google estudiaron en sus colegios. Y si, el maestro montesaori es un guia del proceso de aprendizaje pero se podría decir que el alumno aprende solo movido por su interes ya que el conocimiento esta en los materiales. Disfrutan aprendiendo y el maestr no es un payaso que tiene que hacer malabares para "motivar". No se puede obligar a tener interes a ver si lo entienden. Les invito a informarse sobre un metodo como muchos otros que funcionan asi y son un exito, porque consiguen lo mas importante. Que el alumno ame el conocimiento no conocimiens porque si.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Y yo le vuelvo a invitar a cuidar su redacción, Rocío. No le pido que argumente con solvencia, pero sí que tenga un respeto a los visitantes de este foro y vigile al menos la ortografía. O cambie ya de móvil, mujer, y compre uno que no le quite unas tildes y le ponga otras, así, a limpio capricho... qué cosas...

      Eliminar
    3. Y que conste que lo digo por su bien. ¿Le parece sensato recomendar un método pedagógico mediante comentarios repletos de faltas de ortografía y con un nivel de redacción tan pobre? Así no va a convencer a muchos. Es como si nos quisiera vender un taller de risoterapia y nos cantara sus bondades toda seria y enfadada...

      Eliminar
    4. ¿Ha logrado usted alguna vez tener semejante éxito en una clase de veinticinco niños gitanos que no puedan ni siquiera costearse los baratísimos materiales del método Montessori? ¿O sólo triunfa usted con cuatro gatos predispuestos?
      Es que mire, con cuatro gatos predispuestos no sólo tiene éxito usted, sino hasta el más lerdo con el método más malo. El día que sus escuelas, ahora privadas y carísimas, sean capaces de ofrecer sus servicios a un espectro representativo de la población de este país, entonces nos pondremos a comparar. Mientras tanto, lo único que hay es que la enseñanza que a usted le parece tan dañina lleva instruyendo y formando a la inmensa mayoría de la población estudiantil, que entre los así formados se encuentran la mayoría de los profesionales, intelectuales, artistas y personalidades del planeta, muchos de extracción social muy humilde, y que, además, nuestro método, la enseñanza, les hizo libres, autónomos y sabios. Y felices en la medida de sus posibilidades. Y esto señora, ganando nosotros por una mayoría aplastante frente a los cuatro gatos con los que trabajan ustedes. Y además mis alumnos, concretamente, son tan felices, tan autónomos y disfrutan tanto como los suyos. O más.

      Eliminar
    5. Pero no se sienta atacado. Yo en ningun momento he dicho que el metodo Montessori sea el modelo a usar en su caso. Estamos hablando de que existen otras formas de educar que funcionan para todos; si se informara sabría que montessori comenzo en escuelas muy humildes y con discapacitados, no es culpa mia que al gobierno no le interesen y no las implante. Hay paises que todas sus escuelas publicas son montessori. La enseñanza que yo veo dañina es un fracaso total, no me niegue lo evidente. El argumento de se lleva haciendo asi siempre es altamente perjudicial. Les hizo libres dice? Yo los veo sumisos ante el sistema. Ya con dos años tienes que cumplir ordenes desde que te acuestas hasta que te levantas. Es el modelo militar. Autonomos? Si no pueden dirigir su propio aprendizaje, todo es externo, hasta las motivaciones. Y felices? Jajaja tengo que reirme. No se en que ambitos se mueve, pero no conozco a NADIE que disfrutara de su etapa escolar secundaria. Por cierto, me alegro por sus alumnos, son de los pocos afortunados que hay, como los mios.
      Un saludo

      Eliminar
    6. Primero. Si hay algo por lo que se ha criticado al método Montessori es precisamente por la rigidez de sus "materiales". La autonomía de sus alumnos es falsa. No salen de las directrices del "método". Y no es precisamente el método más indicado para hablar de "autonomía". Sus alumnos se mantienen férreamente sumisos a su "sistema". Incluso tienen problemas cuando lo abandonan. Y además no cuentan con la posibilidad de escapar de él. Porque en un escuela pública hay muchos sistemas, a veces, casi tantos como profesores. Pero en la suya sólo hay uno.
      Segundo. Cumplir horarios y rutinas nada tiene que ver con modelos "militares". La sociedad civil cumple horarios y rutinas, todos los ciudadanos. La consideración de que el niño está militarizado porque cumpla normas es una exageración estúpida.
      Tercero. Mis alumnos, y los de mis compañeros, son tan autónomos como los suyos o más, como lo han sido los millones de alumnos que se han formado en la enseñanza pública. No han venido ustedes a traernos nada que ya no ocurriese. Mis alumnos, y el resto de los alumnos de este país, logren mayor o menor éxito en sus estudios, acaban siendo individuos autónomos y capaces de vivir por sí mismos. Desde hace milenios.
      Cuarto. Que algunos profesores critiquemos las propuestas que consideramos tóxicas de estos tiempos, la supuesta "nueva educación", no quiere decir que consideremos que la enseñanza es un fracaso total. Eso es mentira. Que haya que salir al paso de muchas chorradas y excentricidades, cuando no de timos manifiestos, no quiere decir que en las aulas nuestros alumnos fracasen. Mis alumnos aprenden tanto como los suyos o más. Aunque a veces tenga que forzar su interés y obligarles a atender y a estudiar.
      Quinto. No sólo no conozco a muchas personas que recuerden su etapa escolar en secundaria con agrado, sino que para muchos también fue uno de los mejores momentos de sus vidas, por lo que vivieron y lo que aprendieron. Y llevo en esto veintinueve años ya. Muchos más que usted. Y además sigo contactando con algunos de mis antiguos alumnos, los cuales incluso ya son profesores. El que usted quiera extender su triste experiencia personal al resto de la humanidad es simplemente una memez.
      Sexto. El actual método "Montessori" se denomina así simplemente como homenaje. El método actual se parece a lo que hacía la señora Montessori como un huevo a una castaña. Con alumnos comunes, con todos sus problemas, desinteresados o desarraigados, masificados en un aula, no tendrían ustedes ni pajolera idea de qué hacer. Por eso la enseñanza pública no contempla este método elitista como método de enseñanza general.
      Séptimo. Mis alumnos, como el resto de los alumnos de la enseñanza pública española, son muy afortunados. Todos. Tienen grandes maestros y, a pesar de que no les dejan en paz ni los charlatanes ni los políticos, aprenden mucho y son muy felices, gracias a que los profesores seguimos haciendo lo que debemos hacer. Siento que usted fuera una de las pocas que lo pasó mal. Pero entre tantos, siempre hay alguien que tiene mala suerte. Si tuviésemos los cuatro gatos que tiene usted seguro que la posibilidad de sufrimiento se reduciría a cero.

      Eliminar
    7. ¡Ah, se me olvidaba! No mienta. No hay ningún país en el que la escuela pública sólo utilice el método Montessori. Y en los que se ha puesto en práctica no suele pasar de Primaria. Simplemente porque es un método tan infantil que en cuanto la cosa se pone un poco seria ya no vale.
      Tenga cuidado con esto, porque los que escribimos en estos foros solemos saber un poquito de historia de la pedagogía.

      Eliminar
    8. Perdon, quise decir que hay paises donde todas las escuelas montessori son publicas, con lo cual es elitista porque se quiere. Me gustaria que me explicara por que el metodo es infantil? Acaso sabe como funciona un colegio montessori de secundaria? Le invito a verlo. Creo que de infantil tiene poco.
      En que se basa para decir que no se puede escapar del metodo montessori? En españa muchos niños van a infantil montessori y se adaptan sin problema a la primaria publica, por experiencia. Que la odien es otro cantar...
      Alumnos sumisos al sistema montessori? Creo que desconoce bastante. Los niños eligen libremente salir al parque, leer, dormir, escuchar canciones, hacer matematicas... eso es menos autonomia que un aula tradicional? Hablo de la sumision de cumplir ordenes, de tener que estar sentado el tiempo que te digan y hacer lo que te digan en cada momento. Aun se sigue haciendo ir a los niños en filas y en silencio absoluto. Militar. No hablo de horarios y rutinas. En montessori hay normas por si no lo sabe. Solo tres y con eso vale.
      Insiste en que desde hace siglos se hacen asi las cosas. Y mire que sociedad enferma tenemos fruto de una educacion represiva.
      No puedo creer que siga defendiendo que no hay fracaso y el error sigue siendo el mismo. No se puede obligar a tener interes. Aunque entiendo que se haga lo que se puede para arreglar lo destrozado anteriormente en las etapas anteriores para cargarse el interes.
      No es mi experiencia personal. Creo que se mueve en circulos muy pequeños. Podra haber sido una epoca gloriosa en lo personal, pero en lo academico? Realmente cree que la mayoria de adolescentes disfruta en la del aprendizaje? Eso si que es una mentira como un templo.
      No tiene ni idea por cierto del metodo montessori! Informese antes de hablar. Los ratios de infantil montessori son de 40 niños. En aula tradicional son 27. asique no ponga el ejemplo de los cuatro gatos. Y el metodo es francamente igual al que se hacia con aquellos niños pobres discapacitados. Informese!

      Eliminar
    9. No sigue el hilo de la argumentación. No ha respondido a ninguno de los puntos que he propuesto. Simplemente vuelve usted a poner de manifiesto sus obsesiones, como un mantra febril. Su experiencia estudiantil es patética y busca culpables donde no los hay. Lo que está demostrando la enseñanza obligatoria hasta los dieciséis años es que no todos los jóvenes se encuentran ni inclinados ni capacitados para sacar provecho de la enseñanza media y mucho menos de estudios superiores. Usted es un buen ejemplo de ello. Por mucho tiempo que haya empleado en formarse como docente no propone más que una triste y débil dogmática, cuajada de seguridades infundadas. Me rindo. Tiene usted razón. La escuela pública es un nido infecto de tiranos dedicados a despojar a los niños de sus capacidades cognitivas naturales. Lo suyo, por el contrario, nos transporta hacia el nirvana docente. Sanseacabó.

      Eliminar
  27. A mí se me antoja que dar pábulo a los estultos (o, en este caso, estultas -seamos políticamente correctos-) en cualquier ámbito humano intentando hacerles razonar y ver lo que ni por sus apetencias quieren entender ni por sus luces alcanzan, es agotador para el que lo intenta e improductivo para todos. Casi siempre termina por producirse un nefasto e inesperado efecto multiplicativo y/o de 'bumerán'. Sería mejor emplear lo que ya los antiguos romanos, tan directos y prácticos ellos, denominaban 'damnatio memoriae', esto es, algo así como el 'silencio administrativo'. No merece la pena, don Alberto, créame: life is too short... Por cierto, felicidades y gracias por el esfuerzo, el tesón, la creatividad y el evidente conocimiento que demuestra con su guitarra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy amable, don Jean Jarre. Tomo nota del consejo y se lo agradezco. Un saludo.

      Eliminar
    2. Completamente de acuerdo con usted Jean

      Eliminar
  28. Se puede entender que cada uno tenga sus propias opiniones a cerca de cómo enseñar, sobre todo porque son fruto de nuestra propia experiencia de cómo hemos aprendido y de cómo nos hubiera gustado aprender. Eso sí, siempre desde nuestra mente y capacidad de razonamiento como adultos y es ahí donde radica la diferencia: es muy difícil predecir cómo va a aprender un alumno en concreto. Yo no puedo predecir si Juan va a aprender mejor historia, si yo me interesó por él. Como mucho le parecer agradable, pero nada más. Cuando Juan tenga que estudiar la polis griega o las causas de la Primera Guerra Mundial, a Juan le va a facilitar más un esquema, unos conceptos claros y rigurosos, además de expresados correctamente; que la cercanía emocional de esa profe tan maja. Con esto quiero decir que una cosa es el trato y otra muy distinta enseñar una materia.
    Por lo tanto, no mezclemos y sobre todo, si queremos que nos traten con consideración, hagamos lo mismo, abstenga monos de faltar porque no podamos ser capaces de defender nuestro punto de vista.
    Ánimo Alberto, harto haces defendiendo unos principios que deberían defender las instituciones. Gracias por estar ahí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anais. En efecto, no deben mezclarse las cosas. Un saludo.

      Eliminar
    2. Y por lo ánimos que me transmites siempre, claro.

      Eliminar
  29. Gracias a ti, entre otras cosas por dar ejemplo de cómo se debe responder a personas, que lejos de razonar y argumentar, se limitan a yuxtaponer enunciados de teorías con toques de reflexión personal, esperando que los demás los acabemos sin más......Gracias nuevamente Alberto, por que en esto de argumentar con firmeza y desde las buenas formas, también nos enseñas. Un saludo

    ResponderEliminar