A vueltas con la tele (II). Debates en la tercera fase. Primera “creencia falsa” de Sebastián Barajas.

Sebastián Barajas, participante junto con María Acaso en el debate televisivo del 20F en La 2, ha visitado el blog del Profesor Atticus para dejar el siguiente comentario:

No sé si me dejaréis publicar esta opinión. Al menos deberíais "por alusiones". Solo me remito a una entrada en un blog, donde se expone una parte limitada pero importante de mi argumentación, y os emplazo a que podamos debatir con calma, con argumentos y sobre evidencias empíricas, sin descalificaciones previas. Una tertulia de 20 minutos es un tiempo y un formato muy limitado para exponer nada de forma rigurosa. Mi argumentación es fruto de un proceso de reflexión y de una experiencia en formación empresarial de más de 20 años, por lo que descalificarla de entrada, porque tenga formación de economista y me dedique al mundo empresarial, tiene forma de "prejuicio".
 
Me gustaría conocer vuestra contra argumentación a las cuatro creencias que propongo en la entrada en este blog del País y comprobar que grado de "evidencia" proveéis o si simplemente son creencias basadas en la tradición y en la ideología.
 
Si los profesores defendéis el sistema educativo en su actual formato por qué preparáis a los alumnos para tener una capacidad "critica", ¿cómo es que me negáis el derecho a opinar sobre educación por no ser profesor? He sido alumno de un colegio, de una universidad y de una escuela de negocios, padre de alumnos de colegio y de universidad, he estado en la junta del AMPA del colegio de mis hijos durante 8 años y a mi edad tengo una cierta experiencia de la vida. Me parece muy poco sensato el negar el derecho a opinar y simplemente descalificar a los que opinan de forma diferente! Solo os pido que me deis argumentos, sólidos, en contra de mis tesis. Yo estoy dispuesto a escuchar y ver si la evidencia empírica de los resultados da la razón a una tesis o a otra.
 
Contestaba a Sebastián lo siguiente:

Buenas tardes, Sebastián. No tengo tiempo de contestarte ahora mismo. Si puedo, mañana, con calma, leeré de nuevo tu comentario y el enlace que facilitas en tu mensaje y te responderé. Simplemente quiero aclarar que nadie te niega el derecho a opinar (comprobarás que este blog es libre y sin moderación y tu comentario ha quedado publicado en cuanto has terminado de escribirlo), pero tú no estás opinando sino marcando las directrices a los profesionales (los docentes) en relación con una profesión que desconoces por no haberla ejercido. También yo he sido unas cuantas veces (no muchas, gracias a Dios) paciente y no se me ocurre aconsejar sobre la práctica médica. En cualquier caso, bienvenido a este cuaderno virtual que tienes abierto para cuando quieras.
 
Un saludo.
Alberto
 
Explicados los antecedentes, se hace necesario matizar algunas cuestiones más antes de entrar en el debate solicitado por Sebastián, aunque hoy me limitaré a la primera de sus “creencias falsas” (pensaba dejarlo para mañana pero no me he podido resistir).
 
1ª.- Los veinte minutos de debate son tan escasos para unos como para otros. Puestos a ser rigurosos, podríamos decir que, ya que Sebastián y María parecían profesarse una mutua admiración, en la práctica mi tiempo fue mucho menor, pues sus líneas argumentales eran similares y mi postura claramente minoritaria.
 
2ª.- La discrepancia no tiene que ver con la formación de ninguno de los intervinientes en la tertulia, sino con la inconsistencia de sus razonamientos y la absoluta falta de conocimiento de la realidad educativa. No se prejuzga; se juzga.
 
3ª.- Ninguno de los docentes que hemos escrito en este blog en relación con el debate somos defensores del sistema educativo en su actual formato. Todo lo contrario: tenemos la noble aspiración de conseguir su demolición. En cuanto a la “capacidad crítica”, entiendo que es incompatible con la ignorancia. Ninguna de las leyes educativas, por lo menos desde 1990, ha tenido la más mínima intención de educar futuros ciudadanos con espíritu crítico sino más bien súbditos indocumentados y dóciles ante el poder. Personalmente debo decir que no tengo claro si esto se debe a maldad o a incompetencia (quizás a ambas).

4ª.- No creo que haya habido descalificaciones personales. Si en algún momento se ha perdido por mi parte el buen tono que intento siempre preservar, pido disculpas. No hay nada personal (nos conocimos precisamente el otro día en Barcelona) en mis réplicas. Lo que es inevitable es que sean contundentes, pues entiendo este tipo de planteamientos son perjudiciales para mi profesión.

Vayamos con el artículo de El País, en el  que Sebastián expone lo que considera que son cinco “creencias falsas”:
 
1. Primera creencia: Enseñar es posible y los profesores enseñan. Ya dijo Galileo: “No podemos enseñar nada a ningún hombre, solo podemos ayudarle a aprenderlo por sí mismo”. La evidencia empírica nos dice que es imposible enseñar algo a alguien si ese alguien no pone esfuerzo de su parte. Si una persona se dispone a aprender algo implicándose en ello, sí le podremos ayudar. La motivación es un requisito indispensable para el aprendizaje. Por lo tanto hemos de fijarnos en los mecanismos que guían el aprendizaje, es decir, en los alumnos, más que en la enseñanza, es decir, en el profesor. La conclusión es que enseñar no es posible si el alumno, o mejor el aprendiz, no pone el esfuerzo requerido de su parte y, para ello, ha de haber motivación.
 
Si el punto de partida es que la enseñanza es imposible y que los profesores no enseñamos, sobra cualquier discusión. Pero como soy una persona a la que le gustan los retos, voy a intentar no finalizar aquí el debate. Y además voy a dar la razón a Sebastián en su siguiente afirmación: no es posible enseñar a quien no quiere esforzarse en aprender. Incontestable. Sin embargo, no puedo admitir que la motivación sea un requisito “indispensable” porque, de hecho, no lo es. Todos hemos debido aprender, en algún momento, algo que no nos suscitaba, a priori, interés. A partir de ahí, pueden ocurrir dos cosas: que no nos llegue a interesar nunca o que descubramos que sí nos interesa. Pero supeditar el aprendizaje a la motivación, además de estar ya muy visto, pero muy visto, nos lleva, otra vez, a la trampa del sentido lúdico de la enseñanza. No me atrevo a citar de nuevo a Unamuno por lo que pueda pasar, así que me referiré a lo que dijo Ricardo Moreno Castillo hace ya unos años porque, insisto, esto de la "educación Barrio Sésamo" viene de lejos. Cito de memoria, así que es probable que la cita no sea exacta, pues todos sabemos que cuando uno aprende algo de memoria lo olvida más rápido que un ñú (una vez me dijeron que el ñú tiene muy mala memoria, no sé si será verdad y esto tendrá  “base empírica” o no): decía Ricardo Moreno que contar a los niños que aprender siempre es divertido es engañarlos porque, si ya no les decimos que los Reyes Magos existen ni que a los bebés los trae la cigüeña, tampoco deberíamos tomarles el pelo con esto otro. Es paradójico que tantos pedagogos defiendan la necesidad de inculcar valores a nuestros alumnos, por encima incluso de los contenidos que debemos transmitirles, y no consideren importante el valor de la responsabilidad o del esfuerzo. Hay conocimientos importantísimos cuya asimilación no tiene por qué ser divertida. No todo lo que un adulto hace lo es y ello no impide que cada uno intente cumplir con su obligación. ¿Que el profesor debe hacer lo posible por transmitir los contenidos de la forma más amena? Claro, porque de esa forma es probable, solo probable, que su trabajo resulte más eficaz. Pero nunca puede ser un factor determinante que el alumno esté motivado para cumplir con su obligación de esforzarse y estudiar. Por lo tanto, una perogrullada tan poco elaborada (“el alumno que no quiere aprender no lo hace”) no puede llevarnos a anteponer la motivación a la responsabilidad. 
 
Continuará.

 

Comentarios

  1. Antes de nada, enhorabuena, amigo Alberto, por tu paciencia, tu serenidad y tu tolerancia.
    Efectivamente, ir al médico y espetarle en la cara que no tiene ni idea y que su consulta no nos motiva. ¿Te imaginas? Habría que echarle una buena dosis de morro, ¿verdad? Pues a lo que se ve, con los profesores sí que se puede, aunque simplemente seas un ex-alumno o un ex-presidente de la AMPA (cargos que, por cierto, otorgan unas cantidades de experiencia y sabiduría que no veas. Yo he visto muchas pelis de la II Guerra Mundial y de Rambo; hasta he visto El puente sobre el río Kwai, y no veas lo motivado que me he sentido al verlas ¿crees que eso me daría para ser un buen soldado? ¿o para decirle a un general que no tiene ni idea y que sus tácticas aburren a nuestros ejércitos?).
    Y por seguir con tu última frase, querido Alberto, "no puede llevarnos a anteponer la motivación a la responsabilidad", yo creo que a lo único a lo que puede conducirnos tal insensatez es a encontrarnos con el alumno aquel que en su día nos pintó Moreno Castillo: con las manos detrás de la cabeza, la espalda estirada y recostada contra el respaldo de la silla, los libros y demás sin haberlos ni sacado de la mochila y proclamando en voz alta "a mí que me motiven...
    Lo peor de esta profesión es que hay que oír cada cosa de gente que no tiene ni p... idea de lo que hacemos a diario (porque no veo yo que ninguno de ellos se pase por mis clases a ver qué hago o dejo de hacer).
    Lo siento, pero yo no puedo evitar verlos como seres tan faltos de sensatez como sobrados de maldad (y si quieren que no les vea así, que empiecen a motivarme).

    ResponderEliminar
  2. AMPA...¿es sin "h"?

    Manuel, yo me refieromás que a los Barajas, Acaso, etc, a los que pergeñan las leyes educativas. Últimamente creo más bien que es, sobre todo, una cuestión de incapacidad. Y en relación con los primeros, me pregunto: estas teorías ¿las aplicarán con sus hijos? Porque sería gordo que solo las quisieran para los de los demás...

    ResponderEliminar
  3. Amigo Manolo M., no me hace falta ir a ver que se hace en el aula por que yo la he padecido personalmente desde los 3 a los 22 años, asi que tengo una experiencia de primera mano de lo que hace un profesor. Y tengo dos hijos, ya en la universidad, que han padecido la escuela recientemente. No se trata de ir al médico y espetarle lo mal que lo hace, cuando lo hace mal, me voy a otro, cosa que no suecede con el sistema educativo, por que no hay alternativa, y si no nos gusta éste, nos hemos de aguantar. Cuando voy al médico y le pido una opinión, aunque yo no sea médico, como que soy una persona formada, adulta y con capacidad de razonamiento, puedo perfectamente entender lo que me explica, habitualmente basado en evidencia cientifica empirica y experimental, y estar o no de acuerdo. Esto no pasa en vuestro gremio. Lo que escucho de vuestras argumentaciones es que las cosas son asi por que si, por mandato divino. Que la enseñanza no se ha de medir por su "uitlidad"!, pues será una opinion respetable, pero no veo ningun argumento convincente del proque ha de ser asi. Si dejasemos escoger a las personas otro modelo alternativo, veríamos cuantos escogen una enseñanza "util" y práctica y cuantos la vuestra. Eso es lo que os aterra, que si se pudiera escoger os quedarias con muy poca parroquia. Hay otras visiones de la educación que no tienen por que coincidir con las vuestras, ya que nadie esta en posesión de la verdad, simplemnete queremos que hayan alternativas y que se pueda elegir.

    ResponderEliminar
  4. Alberto, yo no defiendo que el aprendizaje tenga que ser "divertido" pero si RELEVANTE. No podemos engañar a la memoria y si, por poner un ejemplo, a los 15 años, en plena adolescencia, la historía de la España visigoda, no nos interesa nada, por mas que la memoricemos para pasar un examen, la olvidaremos de forma inmediata, con la conscuente perdida de tiempo y esfuerzo. Lo que tu llamas "contenidos" que entiendo que es el contendio teórico de las asignaturas del curriculum, estudiado tal y como se hace hoy, siempre se olvida, es una evidencia empirica, facilmente demostrable, no se por que os empeñais en negar esta evidencia, lo que escuchamos lo olvidamos muy pronto y lo que "empollamos" también!!. Si es que no hay escapatoria, si queremos tener buenos atletas, han de entrenar duro y para ello hace falta mucha motivación, pero si queremos buenos cientificos, tambien han de trabajar duro y tambien hace falta mucha motivación. No tiene nada que ver con lo "ludico" y requiere una enorme dosis de responsabilidad y esfuerzo, pero el esfuerzo ha de ser "relevante" para que se pueda sosteer en el tiempo. Y muchas de las cosas que se hacen hoy en la escuela, no lo son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Sebastián Barajas:
      Le agradezco que se digne a participar en esta especie de diálogo con gente que normalmente somos invisibles para todo el mundo que opina sobre educación, y que tendrá por lo menos que reconocer que al menos podamos tener nuestro punto de vista sobre algo a lo que dedicamos nuestro esfuerzo diario y nuestra profesionalidad lo mejor o peor que sabemos.
      1ª Como dice Alberto, hay algo en lo que usted y la mayoría de los que nos dedicamos a ejercer la labor de profesor o docente o como nos quieran llamar las corrientes pedagógicas, estamos de acuerdo: No nos gusta el actual sistema educativo.
      2º Creo, con todos los respetos, que usted desconoce el actual sistema educativo. Y no lo digo porque no sea profesional en activo en los niveles de los que hablamos aquí, sino por el hecho de que utiliza uno de los argumentos estrella de dicho sistema: La motivación. Por activa y por pasiva, las autoridades educativas (y sobre todo en Andalucía, que es donde yo realizo mi labor) nos exigen que la utilicemos constantemente. Y créame que hay gente (no es mi caso, por motivos empíricos a los que usted alude) que lleva años haciendo uso de ella en los términos que tanto usted como su compañera de tertulia manifiestan que hay que llevarse a cabo. Sin embargo, después de años, siguiendo esas metodologías motivadoras los resultados empíricos a los que tanta veces hacen referencia cantan por si solos.
      Por tanto su teoría no es nada innovadora y es tan antigua como el actual sistema educativo.
      3º Habla usted de la "utilidad". Habría que definir correctamente lo que significa ese concepto. Encuentro un gran problema y es que el concepto no es único. No se puede definir utilidad como algo que tenga un único significado. Alberto, ya lo ha dicho con claridad: Calibrar el conocimiento con peso de utilidad es algo que queda fuera de lugar. Mire, la pregunta de "para que sirve..." que constantemente nos hacen nuestros alumnos (evidentemente no por iniciativa suya, sino por lo que el sistema que antes le hablaba les ha ido inculcando)es difícil de explicar a adolescentes de 14, 15 o 16 años. A veces, cuando, alguno lo dice con intención de comprender, le explico que los conocimientos que van adquiriendo son como una caja de herramientas, que se va llenando con diversos utensilios, unos conocidos y "utilizables" de forma inmediata (destornillador, martillo,..) y otros menos conocidos o desconocidos y aparentemente inútiles que siempre estarán ahí, para cuando se necesiten o no. Y siempre es bueno tener una buena caja de herramientas, por lo que pueda pasar.
      4ª Y por último, a usted y a todos lo que opinan sobre la labor que hacemos los profesores diariamente, les pediría algo muy simple: Escúchenos. No todos somos tan malos ni tan buenos, pero le puedo asegurar que aprenderían mucho si realmente nos escucharan sin prejuicios.

      Eliminar
    2. Buenos días otra vez, Sebastián:

      Antes que nada, te cuento que hice los deberes y leí el enlace que dejaste en tu anterior comentario. Tienes mi respuesta (a la primera de las que llamas “creencias falsas”, a ver si me pongo con el resto con tiempo) aquí. Tengo que decirte que fuiste más correcto en persona. Algunas de tus afirmaciones en este blog no ofenden porque proceden de la ignorancia, pero podrían. Eres tú el que pretende obtener un beneficio económico a través de tu empresa privada, aunque no dudo que, dinerillos aparte, tu propósito es hacer un bien social (o sea, como Botín). Yo puedo entender que quieras defender tu negocio y vender tu libro, pero que no sea a costa de intentar desprestigiarnos a nosotros, Sebastián, porque podría parecer que tu única motivación es aprovecharte de la deriva de nuestro sistema educativo para sacar un rendimiento. Ah, en el sistema público, Sebastián, no tenemos parroquia. ¿Ves por qué te decimos que hablas desde el desconocimiento? Y no creo que debamos ser nosotros quienes demostremos que nuestro sistema funciona, entre otras cosas, por que este no es "nuestro sistema". Ninguno de los profesores que hemos rebatido tus teorías estamos de acuerdo, en absoluto, con este sistema. Ahora bien, demuéstrame dónde lo que tú vendes (no te lo tomes a mal, constato la evidencia: estás vendiendo) ha funcionado porque miedo da si esa es la alternativa (virgencita, virgencita, que me quede como estoy). Precisamente el problema de tanta palabrería es que no está basada en la experiencia, a pesar de tu insistencia en hablar de la evidencia empírica (“empírico:” del lat. empirĭcus, y este del gr. ἐμπειρικός, “que se rige por la experiencia”; “experto”: del lat. expertus, “experimentado”).

      Dices que el aprendizaje debe ser “relevante”: Sebastián, te estás metiendo en unos charcos de los que no vas a ser capaz de salir. Hazme un listado de aprendizajes (me imagino que te refieres a contenidos) que sean relevantes y los valoraré. Lo mismo me convences. Ya veo que la España visigoda no es uno de ellos. ¿El resto de la historia de España, tampoco o hay etapas que sí te parecen relevantes?

      Lo demás me parece entre redundante y absurdo, así que, te parece, lo dejamos aquí de momento hasta que me digas qué saberes deben, según tú, deben estudiarse y cuáles no.

      Un saludo

      Eliminar
    3. Buenos días, Juan, gracias por tu comentario, que suscribo de arriba a bajo, y un saludo

      Eliminar
  5. Alberto, mi opinión es muy informada, aunque tu no lo veas así, lo que sucede es que estamos en paradigmas mentales tan diferentes, que no tienen ningún punto de confluencia, yo conozco el tuyo, por que he vivido la escuela y se como funciona. A parte he participado en el desarrollo de una alternativa, expuesta en las 250 páginas del libro, con el que no voy a ganar ningún dinero, por que los libros, en este país, no son un negocio para el autor. Solo me interesa generar debate.

    Te puedo dar algunas explicaciones, que rechazarás de forma inmediata, por que tus “creencias” funcionarán como defensas.

    Para entender que me refiero como “relevante” y “útil” hay que salir del concepto de asignatura e ir al de “proceso cognitivo”. La sociedad actual del siglo XXI exige personas capaces de ejecutar una serie de actividades “mentales” que van mucho mas allá de unos “contenidos” tal y como hoy se presentan en el curriculum. Pensar, en la vida profesional, supone realizar procesos mentales complejos, que hoy no se dan en las aulas: investigar, experimentar, juzgar, diseñar, diagnosticar, influir en los demás, negociar, comunicar, planificar, evaluar, predecir y trabajar en equipo. Todas estas actividades “mentales” solo se pueden desarrollar con un esfuerzo activo por parte del alumno, y para trabajar con ellas es necesario crear un “escenario” en el que se puedan practicar, de forma dirigida y segura. Ejemplos de escenarios, que ye existen y se han probado con gran éxito por parte de los alumnos serían; modificar genéticamente un gusano para fertilizar un terreo yermo, diseñar un protocolo de emergencia ante una epidemia (ambos en el link (http://vista.engines4ed.org/home/index.htm)) o podemos pensar en que los alumnos mejoren la red de cercanías de una ciudad, planifiquen el proceso electoral de un país que va a celebrar elecciones democráticas por primera vez, o que desarrollen, de principio a fin, una aplicación para dispositivos móviles. Imagino la cara que estará poniendo al leer esta líneas, pero es la revolución educativa que proponemos. De este modo, los alumnos haría cosas “relevantes”, las que ven hacer a sus padres en sus profesiones, y no estudiarían “contenidos” inertes, que no les interesan para nada. Cada alumno podría escoger el “escenario” que mas atractivo le parezca, de ahí la “motivación” y en cualquier caso estaría siempre “entrenando” alguno de los procesos cognitivos arriba mencionados, que son transferibles en muchas situaciones de la vida real. ¿Qué papel jugaría la historia o la filosofía?, pues habría que verlo, la historia es un campo del saber muy útil para entrenar la “investigación”, las relaciones “causa-efecto” complejas, pero hay que diseñar procesos diferentes de la clase magistral y el examen.

    En realidad a mi me da igual que sigáis haciendo lo que os parezca oportuno, repito que mi plan es crear una alternativa para aquellos padres y alumnos que quieran salirse del sistema actual y educar a sus hijos para las complejidades de la vida profesional y ciudadana del siglo XXI. Cuantas mas alternativas, mejor, y que cada uno escoja lo que mas le convenga.

    Para finalizar, relevante y útil, son conceptos perfectamente definibles, pero no en el paradigma actual, el tuyo, en el que casi nada de lo que se hace lo es y por eso resulta tan complicada esta conversación, por que lo que se hace en el aula hoy es, en su mayoría, irrelevante e inútil, y ello supone una gran amenaza para el propio sistema y de hay la feroz discusión que estamos teniendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, algo así como cuando alguien dijo a Beethoven que sus cuartetos Rasumowsky no eran música y este respondió: "Oh, no lo serán para usted, pero sí lo serán para otra época". Espero, entonces, que la posteridad te reconozca.

      Algunas puntualizaciones más (rápidas; si tengo ganas y tiempo, en otro momento las completaré).

      1ª.- Tu opinión no puede ser informada porque no conoces, por dentro (por lo tanto, no la conoces) la enseñanza. Tu opinión sobre la economía será una opinión informada, pero no sobre la enseñanza. Podrá ser una opinión interesante o despreciable, pero nunca informada.

      2ª.- Yo creo que, más que el debate, te viene bien la popularidad (polémica incluida) para vender el libro y conseguir clientes para tu universidad privada. Me parece bien, no lo critico. Es “tu negocio”.

      3ª.- Mis “creencias” no suelen interferir en mi valoración de ninguna teoría. Rechazo lo que dices desde el punto de vista de la razón y la experiencia, no desde la fe.

      4ª.- Tu empresa trata de captar licenciados en paro a los que facilitar un reciclaje y una inserción profesional. Es probable que algunas de las cosas que dices pudieran encajar en un contexto así. En el mío (que tú, insisto, no conoces), no.

      5ª.- Vaya peligro tienes tú con lo de los “contenidos inertes”. Podemos cargarnos de un plumazo siglos de sabiduría.

      6ª.- No, Sebastián, la amenaza no somos nosotros. Aquí lo dejo.

      Eliminar
    2. Sr: Barajas:
      Leyendo este párrafo: "Ejemplos de escenarios, que ye existen y se han probado con gran éxito por parte de los alumnos serían; modificar genéticamente un gusano para fertilizar un terreo yermo, diseñar un protocolo de emergencia ante una epidemia (ambos en el link (http://vista.engines4ed.org/home/index.htm)) o podemos pensar en que los alumnos mejoren la red de cercanías de una ciudad, planifiquen el proceso electoral de un país que va a celebrar elecciones democráticas por primera vez, o que desarrollen, de principio a fin, una aplicación para dispositivos móviles."
      Me reafirmo: NO TIENE NI IDEA EN LOS PARÁMETROS QUE NOS MOVEMOS LOS PROFESORES DE SECUNDARIA.
      ¿se cree que estamos en centros privados donde los alumnos están ansiosos por aprender con su ipad debajo del brazo y un laboratorio con última tecnología? Por favor....
      Yo le aseguro que con un grupo de alumnos de los que usted maneja, le garantizo que no sólo me hacen aplicaciones para móviles, sino que me buscan la aplicación del teorema de Fermat a las fluctuaciones de la bolsa.
      Y perdone, pero no: Lo relevante y lo útil no son conceptos perfectamente definibles, ni en el paradigma actual, ni en su mundo ideal de aplicabilidad total.
      Y por último: Quítenos ya la imagen esta de profesores que sólo saben dar clase magistralmente sobre una tarima ante pobres alumnos amargados de la vida académica.
      "investigar, experimentar, juzgar, diseñar, diagnosticar, influir en los demás, negociar, comunicar, planificar, evaluar, predecir y trabajar en equipo" es algo que hacemos desde hace muchísimo tiempo. No venga ahora a descubrir el mundo.
      Y no se olvide una cosa: De nuestras aulas irrelevantes e inútiles, han salido y seguirán saliendo gente útil como usted y gente tan inútil como esta juventud que gracias a la gente útil que nos ha gobernado en los últimos años "disfruta" de su inutilidad en Alemania, Brasil, Australia, China,......donde no le hacen ascos a esta irrelaevante formación.

      Eliminar
    3. Yo no sé por qué razón os enzarzáis tanto. Este tipo todavía no ha ofrecido un modelo de sistema de enseñanza que merezca la pena ni pararse a pensar. “Modificar genéticamente un gusano para fertilizar un terreo yermo, diseñar un protocolo de emergencia ante una epidemia o podemos pensar en que los alumnos mejoren la red de cercanías de una ciudad, planifiquen el proceso electoral de un país que va a celebrar elecciones democráticas por primera vez, o que desarrollen, de principio a fin, una aplicación para dispositivos móviles”. Todo eso no da ni para un rato así en sí mismo. No es más que un puñado insignificante de prácticas, ejercicios de la clase de algún profesor. Nada más. De un profesor que, si el asunto funciona bien, tendrá detrás otros que les enseñen a sus alumnos muchas matemáticas, física, química, filosofía del derecho, historia, geografía, latín, etc… Este baranda se cree que las prácticas que propone un profesor no suponen horas y horas de aprendizaje teórico por parte del alumno para ser verdaderamente formativas. Pero bueno. Este tipo es un lerdo. No ve dos en un burro. Además está resentido. No aprendió nada bien y le costó mucho enterarse de cuatro cosas. Además se le nota que odiaba estudiar y le caían muy mal los profesores que le forzaban a hacerlo. No entendió nada de historia, ni de filosofía, sobre todo, que las cita con especial tirria. Para él una clase de historia era el horror, siempre la lista de los reyes godos, aunque le estuviesen explicando los amores de Abelardo y Eloísa, o el arte del Barroco. No llega a la altura de mis más mediocres alumnos ni por asomo. ¡Qué chorrada perder tanto tiempo con este tipo! Mi Yolandita, que está acabando Arquitectura y ayuda por las tardes en el Instituto a los chicos con dificultades, en cuatro días pondrá a este tipo o a sus congéneres a fregar suelos. ¡Os lo aseguro! Posiblemente desde Alemania y merced a una Universidad y a una Empresa de las de verdad. No quedará gracias a tipos como éste un español que pueda sacar la cabeza del cubo de la fregona.

      Eliminar
    4. Este baranda..Este tipo es un lerdo….No ve dos en un burro. Además está resentido….No llega a la altura de mis más mediocres alumnos..Gracias de nuevo por las descalificaciones y los insultos, veo que los profesores de verdad utilizan argumentos de peso para rebatir ideas.

      Ya que le gustan las citas “cultas” aquí van unas cuantas que le ayuden a pensar.

      “Toda verdad, reconocida como tal, ha pasado por tres fases, en su proceso de aceptación: primero, es ridiculizada. A continuación, recibe una violenta oposición. Para finalmente, ser aceptada como algo natural y evidente. Arthur Schopenhauer”

      Con los profesores dogmáticos del sistema educativo, como usted, estamos en la fase uno, ridiculizar, desde la ignorancia, la prepotencia y la “fe en la tradición”, cualquier idea innovadora.

      “El colmo de la estupidez es aprender lo que luego vamos a olvidar. Erasmo de Rotterdam” que es lo que hacemos en las aulas con las horas y horas de aprendizaje “teórico” que a usted tanto le gusta.

      "La idea de que algunos temas y que el conocimiento de ciertos hechos y verdades están provistos de valor educativo en sí mismos es el motivo por el cual la educación tradicional ha reducido los materiales y programas educativos a una dieta de contenidos predigeridos. John Dewey” No se podría describir mejor lo que sucede hoy en la mayoría de las aulas.!

      Estoy seguro de que la razón por la que de nuestras escuelas salen estos grupos de jóvenes tan estúpidos es porque no les ponemos en contacto con nada de utilidad en la vida cotidiana. Petronio (66 dC). Hasta en la antigua Roma, ¿no les gusta tanto la historia? Sabian que la escuela no funcionaba.

      No me negará que desde que Alberto me "invitó" a defenderme de sus criticas a mi participación en el debate, este blog es mucho mas divertido!

      Cordialmente

      Eliminar
  6. Estimado Sr. Herrera,

    Para nada estoy en contra de los profesores, es mas, trabajo ya con un buen número de profesores que quieren hacer su clases mas “activas” y “relevantes”. Que ven, sin negar la realidad, que sus alumnos les pregunta, como a usted, “para que sirve?”. Creo que la mayoría de profesores sufren mucho en el sistema actual, pero que les resulta muy difícil imaginarse como hacer las cosas de otro modo, por que el sistema de creencias es muy fuerte, y el modelo de asignatura, clase magistral, estudio y examen, que pertenece al pasado, no tiene margen de mejora y hay que cambiarlo de raíz. En mi opinión, es una vía muerta.

    Ningún muchacho pregunta para que sirve aprender a conducir, a cocinar o a jugar al futbol, son chicos inteligentes que ven la “lógica” de las cosas, si nos preguntan para que sirve la historia o la filosofía, ¿no deberíamos tener una respuesta mas concreta?, y si no la tenemos, es que quizás no sirven para mucho (¡ anatema!) y en un mundo tan difícil como tenemos, dedicar esfuerzos a cosas “que no se ve clara su utilidad” como mínimo, nos debería hacer reflexionar . Un alumno no preguntaría nunca para que sirve redactar un contrato, programar un ordenador, calcular la estructura de un puente, o redactar la constitución de un país que accede a la democracia, por poner ejemplos de los cientos que podemos encontrar en la vida profesional o si prefiere, como redactar una ley para mejorar la trasparecía de los partidos y evitar la corrupción.

    Es muy difícil poder comentar sobre educación si tenemos un “modelo” in mente, que es inamovible, como lo es el actual. Sería como querer construir el Ave manteniendo la máquina de vapor.

    En ningún caso crea que mis criticas van en contra de los profesores, si no de los dogmas y de aquellos que defienden los dogmas sin ningún argumento solvente. ¿para que sirve la filosofía? La verdad es que no lo se, pero no acepto que alguien me diga que es obligatorio, para todas las personas, aprender filosofía, por que no lo es. Es simplemente una opción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr: Barajas.
      Como profesor de matemáticas, le diré para qué sirve la historia:
      Para entender por ejemplo cómo es posible que gente como usted haga esa afirmación. Para entender que el mundo no se inventa cada día, y que redactar un contrato, programar un ordenador o calcular la estructura de un puente, requiere memoria histórica para no caer en la prepotencia y en el creerse el inventor del mundo. La perspectiva histórica es fundamental para tener una visión global de lo que se hace y del valor que tiene lo que se hace. y sobre todo te da una patina de humildad que siempre es conveniente tener.
      En cuánto a la filosofía, le dejo una fundamental: LA MORALIDAD, que estoy seguro no entra dentro de sus pragmáticos programas curriculares.
      Para terminar, si no es mucha osadía, le sugiero el título de un libro, que lo mismo, lo encuentra útil: "La utilidad de lo inútil" de Nuccio Ordine. Lo mismo le inspira para un segundo libro....

      Eliminar
  7. Sr Herrera,

    le vuelvo a repetir que esta conversación es muy dificil. Con los alumnos que hablo, y como es un tema que me interesa, lo hago siempre que puedo, ninguno me dice que en la escuela hagan nada relevante, que les sucite interés, por lo tanto tenemos una enorme distancia entre lo que creen los profesores y lo que experimentan los alumnos. Secundaría es una edad en la que ya se tiene capacidad de razonamiento, ¿por que les negamos el derecho a opinar?. la suya es la única profesión en la que no se acepta la crítica y se descalifica de "desconocimiento". ya se que su trabajo es dificil, pero no me diga que no lo concozco, por que lo he vivido durante años!!, he sido usuario del sistema y se lo que es. Quizas no sepa como funciona la NASA por que no he estado nunca, pero no me diga que no se como funciona una escuela. He llegado a la conclusión, no de forma "iluminada" si no en el tiempo y tras "liberarme" de las creencias del sistema, que los contenidos del actual sistema educativo SON IRRELEVANTES en su mayoría, y el problema no son los chicos que triunfan si no los muchos que fracasan, y no les podemos echar la culpa a ellos. Esseñamos mal (proceso) cosas que no interesan (contenidos). esta es la conclusión de un ciudadano que ha observado y analizado el sistema educativo. No tiene por que estar de acuerdo, pero mi opinión no se basa en el "desconocimiento" si no en la observación, el analisis y la reflexión.

    ResponderEliminar
  8. Sr. Herrera,

    yo soy la primera persona que tiene un titulo superior de mi familia. Por reducción al absurdo, ya que es usted matemático, le argumentaré que: mis padres y abuelos apenas fueron a la escuela. ¿me dice usted que por que no estudiaron historia o filosofía, eran arrogantes o Inmorales? por que no se lo acepto de ninguna manera. Revise sus argumentos para justificar la "bondad" de los contenidos, por que no aguantan el mas mínimo análisis. Dése cuenta que sus "creencias" pasan por encima de su razón, ni siquiera acepta la posibilidad de que se ponga en duda el por que de las cosas, ¿donde esta la "duda metódica" que seguramente habla a sus alumnos?. La moralidad, como usted dice, entra en TODOS los programas que proponemos, pero de forma práctica y activa, moralidad es cumplir con la tarea encomendada de modo que el equipo funcione, ayudar al compañero, entregar en fecha, dedicar el esfuerzo que requiere una tarea para completarla con el nivel de calidad requerido... No hace falta leer La genealogía de la Moral de Nietzche para ser honesto. Yo soy honesto por que mis padres me enseñaron, ningún profesor me enseño a ser honesto y responsable, no los recuerdo como "modelos" a seguir. Quizás usted si lo sea para sus alumnos, pero los míos no lo fueron, eran personas ajenas y lejanas que nos tolerábamos mutuamente. Le repito que la visión de la vida que tiene un profesor esta a años luz de la que tenemos la mayoría de los ciudadanos.

    Se de que libro me habla y lo leeré, de hecho estoy esperando a que lo publiquen en formato digital por que he dejado de leer en papel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada