Ministras y empanadillas.

¿De verdad nos merecemos esto?
 
 
 
 

Comentarios